compartir en:

LLEGARON al fin, aunque algo demorados, los peritajes sobre las causas de la tragedia en el socavón del Paso Express, y aunque no hay un señalamiento definitivo, todo apunta hacia la delegación de la SCT.

En síntesis, se tiene que hubo fallas en diseño, ejecución y supervisión de la ampliación vial en ese tramo carretero que, a la altura del kilómetro 93+800, pasa sobre las barrancas de Chipitlán y Santo Cristo.

En la CDMX hubo una conferencia técnica y otra administrativa, mientras que en Morelos el Colegio de Ingeniero Civiles soltó el informe de su dictamen. La Sría. de la Función Pública determinará sanciones.

DE lo que dijeron técnicos y funcionarios sobre la causa del socavón, en buen cristiano se dirá que la vieja tubería se fisuró con el sobrepeso de los trabajos arriba, hubo taponamiento por basura y exceso de agua.

En cuanto a las responsabilidades se registraron las quejas de los vecinos, la advertencia de la Comisión Estatal del Agua y hasta de la empresa Aldesem para reforzar el maldito tubo, pero SCT no procedió.

No corrió la sangre que dos-tres habrían querido ver, no tanto por la natural molestia por la tragedia, sino porque de forma paralela sobran los que quieren capitalizar esto con fines políticos y ya preelectorales.

Y de no ser para justificar la posición, atrapar reflectores o, claro, sacar raja política, pierde validez el llamado que hicieron diputados federales a Gerardo Ruiz Esparza (SCT) y al gobernador de Morelos, Graco Ramírez.

Se supone que los comisionados especiales del Congreso de la Unión convocaron a los funcionarios federal y estatal para que expliquen lo que es el caso del socavón, pero ayer por fin se dio la explicación técnica.

Alias, los legisladores ya podrían ahorrarse la escenificación revisando los dictámenes, salvo que la tirada no sea tanto técnica como la del golpeteo político; el asunto ya toma camino a la Función Pública y más.

EL socavón no termina con la explicación técnica, no solo porque la obra del viaducto seguirá por ahí de noviembre o más, sino porque viene el deslinde de responsabilidades y consignación de culpables.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com /  Twitter: @ezapata19