compartir en:

A 24 horas de hecho público el llamado del Congreso de la Unión a Gerardo Ruiz Esparza y Graco Ramírez para acudir a explicar lo que ha sido el caso Paso Express, sólo el segundo respondió rápido afirmativo.

Valdría precisar que para el gobernador no sería una comparecencia obligatoria, mientras que sí sería para el secretario de Comunicaciones y Transportes, y el plan es que el encuentro sea la próxima semana.

Otra asimetría es que mientras en Morelos la oposición centra atención en el gobernador, la bronca fuerte se le acredita al funcionario federal a la luz del trato en los medios nacionales y las reacciones del público.

POR CIERTO, a casi un mes ya de la tragedia en el socavón del Paso Express, la buena es que un tubo temporal permitirá que no toda el agua de la barranca de Santo Cristo se atore, pero persiste el riesgo.

El anuncio del coletazo de la tormenta o huracán “Franklin” anoche amenazaba con inusuales descargas pluviales que vendrían a poner a prueba los trabajos de remediación no definitivos, aún, del socavón.

La mala es que a casi dos días de que se cumpla el mes de la tragedia, a estas horas seguía inédito el resultado de la investigación científica de porqué el suceso y, claro, el deslindamiento de responsabilidades.

EN EL poco probable caso de que el rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, acuda al Congreso el viernes 18 de agosto para explicar por qué las finanzas están tan maltrechas, poca claridad podría esperarse.

Lo anterior, a la luz de las primeras reacciones de Vera Jiménez al llamado de los diputados, pues rapidito se encomendó a la santa autonomía para remachar que no tiene obligación de rendirles cuentas.

Y si ello no fuera suficiente, tampoco lo han de sacar del manoseado pretexto de “crisis estructural” y que le quieren aplicar retroactiva una ley que lo perjudica. Alias, tal comparecencia sería como diálogo de locos.

DESDE 2004, si no es que antes, un grupo de personas insiste en que el IMSS, el ISSSTE y todo el sector salud van a privatizarse. Trece años después vienen a Morelos con la misma sábana del muerto. ¿Ahora sí?

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19