compartir en:

ES TAL el hermetismo con que se maneja el tema de responsabilidades por el socavón, la muerte de dos personas y las inundaciones que afectan a vecinos, que se ahondan la inquietud y el rechazo social.

Como si no fuera suficiente el coraje por lo sucedido en esa parte del Paso Express, el juego de evadir y aventarse las culpas no solo no ha dado satisfacción a la sociedad sino evidenciado un mal manejo de la crisis.

A 23 días de la desgracia, los resultados oficiales de los estudios sobre las causas son un enigma para la ciudadanía, lo cual no hace sino abrir paso a todo tipo de especulaciones y evidenciar ausencia de autoridad.

DE HECHO, el juicio y sentencia social sobre el caso “socavón” del Paso Express se dieron desde las primeras horas posteriores a la desgracia, aunque inciertas en todos los casos por falta de elementos.

Ya hubo bajas, como las de al menos tres funcionarios de la delegación de la SCT en la entidad, incluso la Secretaría de la Función Pública ha dicho en palabras a medias que los investiga, pero se ignora mucho más.

Los resultados del peritaje en el socavón podrían no discrepar mucho de lo que la sociedad ha conocido de a poco y que concluyen en forma principal contra la delegación de la SCT en primera responsabilidad.

TRAS LA irreparable pérdida de dos vidas humanas y el sufrimiento de los deudos, el tema prioritario es la seguridad para quienes hoy día ocupan parcialmente el Paso Express en zona del socavón, pero…

Tampoco para eso hay claridad de la autoridad, pues lo mismo se abren más de dos carriles que al aparecer la lluvia son cerrados, con todas las complicaciones que ello representa para la circulación en la ciudad.

Hoy se conoce que apenas de forma temporal se colocará uno o varios tubos para evitar las inundaciones que las lluvias han provocado a vecinos, algunos de los cuales han tenido que ser desalojados de la zona.

EN SÍNTESIS, a la pifia de la construcción de la vialidad sobre la barranca de Santo Cristo que provocó el socavón, los responsables no han sido capaces de establecer un programa para superar la crisis.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19