compartir en:

FLACO FAVOR se hace el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) al presumir que ha realizado más de cinco mil ajustes (entiéndase correcciones) en el cobro del servicio a los usuarios.

Y es mayor la torpeza cuando se cacarea como acción positiva algo que de origen es un monumento a la ineficiencia o, en el peor de los casos, exhibiría raterías en perjuicio del bolsillo de los ciudadanos.

Además, el que los empleados del SAPAC puedan hacer descuentos a voluntad con un plumazo, habla de un sistema con estándares muy bajos en la llegada de los dineros y, peor aún, del manejo posterior.

ESO DE que el SAPAC está convertido en un costoso e ineficiente mazacote burocrático no es apreciación individual, como se puede corroborar en un informe reciente de Morelos Rinde Cuentas A.C.

“En el 2015, SAPAC dejó de recibir 53 millones 353 mil pesos debido a las bonificaciones que otorgó. De esa cantidad, 34 millones 905 mil 500 pesos se otorgaron a discreción del director”, observó la Asociación.

Lo anterior hace inferir que si los reglamentos son tan laxos para dar pie a que un funcionario haga descuentos por tantos millones de pesos, se abre la puerta a la probabilidad de negocios ilícitos millonarios.

MÁS AÚN, cuando se conoce que la deuda del SAPAC con la CFE ronda los 80 millones de pesos y se sabe también que el 50 por ciento del presupuesto lo devoran los servicios personales, es obvia la suciedad.

Es decir, para el SAPAC de hoy día ya no sirve siquiera el pretexto de que la anterior administración, cuya Junta de Gobierno presidió Jorge Morales Barud, le heredó un cochinero; de hecho eso ha sido desmentido.

Lo que es un hecho irrefutable es que aparte del adeudo millonario, la actual administración del SAPAC apenas da mantenimiento correctivo al sistema, que por natural seguirá reventando en uno o dos trienios.

EN LA capital los usuarios de agua potable califican con 6.4 el servicio, según el INEGI; Cuernavaca, entre las 10 ciudades con los peores servicios públicos, según GCE. Algo no anda bien en el SAPAC…  

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19