compartir en:

DE pronto, el peligro que representa el Paso Express pasó a segundo término de importancia en la calenturienta cabeza de algunos que usan el tema para desfogar sus frustraciones o catapultar sus afanes políticos.

Ahora les resulta más importante que si están peleados los gobiernos federal y estatal, por encima de la urgente necesidad de quienes van a seguir circulando por esa vía que, en el socavón, cobró dos víctimas.

Ese perverso tratamiento del tema del Paso Express se ha tornado en oportunismo político, más allá de la insoslayable necesidad de que se hagan las investigaciones y castigue a quienes han sido responsables.

NO falta el frustrado que parece celebrar el diferendo entre ambos gobiernos a través del secretario de Comunicaciones y Transportes con el gobernador de Morelos, como si eso fuera la solución a la problemática.

El tribunera cacería de culpables no solo no favorece el imperativo de componer lo mal hecho, sino que tampoco abona a la seguridad de miles de personas que habrán de circular por esa vía sin peligrar su vida.

Ahora, más que en otro momento, se impone poner máxima atención a lo que en principio está haciendo la SCT vía la constructora Aldesa para garantizar, ahora sí, un trabajo correcto para el uso del colectivo.

APENAS difundido la noche del martes que en la zona del socavón se construirá un viaducto como viable solución, ganó mayor atención en algunos que el federal culpa al estatal de una tragedia consumada.

Alias, sea culpa de la SCT, del gobierno de Morelos o del Ayuntamiento de Cuernavaca, el futuro del Paso Express no cambia, sino a través de acciones como la del viaducto que evitaría un nuevo colapso de la vía.

Por cierto, ahora resulta más relevante la supervisión social, aparte de la oficial, sobre el proyecto del viaducto, sobre todo si persiste el riesgo de erosión del suelo que dará base a las columnas que sostendrán el paso.

Y ahora sí, en la grilla, la pregunta es si ultimadamente los morelenses deben esperar un ataque de ira del gobierno federal por lo sucedido en el Paso Express. A estas alturas de gobierno es una reverenda tontera.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19