compartir en:

AHORA sí que el delegado de SCT, Héctor Armando Castañeda, está viendo la tempestad y no se hinca, pues olímpicamente no acudió ayer a una reunión de alto nivel con dos-tres autoridades estatales y federales.

El plan era abordar el candente tema del socavón en el Paso Express, que causó la muerte de dos personas, pero el funcionario federal solo mandó una nota tipo “ahí luego me cuentan de lo que platicaron”…

Por supuesto que no cayó nada bien que el delegado Castañeda dejara plantados a otros quienes quieren arreglar el problema de las obras carreteras y sacar a la SCT del socavón, pero así, ni cómo ayudarlo.

LOS que parecen extasiados con todo lo que ha sucedido del Paso Express es el diputado doméstico Alberto Mojica y el dirigente local de Morena, Miguel Lucia, quienes están a la caza de los reflectores.

Obvio el activismo preelectoral, uno y otro tal vez no realizan acciones concretas para solucionar el problema, pero no dejan ir oportunidad alguna para echar rollo y pedir la cabeza de sus adversarios políticos.

Uno se cuelga a una demanda contra el secretario Gerardo Ruiz Esparza, y el otro exigiendo castigos más que la solución efectiva para quienes tienen necesidad de circular por el Paso o por la familia de los muertos.

Y AHORA resulta que Alejandro Vera Jiménez le perdió el asco al PRI y empujado por al menos dos asesores tiene lanzados algunos anzuelos por si se necesitan sus servicios, no de rector sino de acarreador político.

Dicen, los que dicen que saben, que luego de andar casi empiernado con los alfiles de López Obrador en Morelos, algo no cuajó con las ambiciones de Rabindranath Salazar, y por eso hoy busca otros aires.

“¡Gallinazo!”, gritan quienes no entienden el discurso del rector Vera, que en lugar de ocuparse de la crisis en la UAEM, resulta incoherente en su intento de justificar el arrimón al PRI pero que no le interesa.

DA PENA ver que bisnietos o nietos, quizá, de combatientes revolucionarios anden plantándose en busca de una pensión vitalicia, seguro de vida y otros beneficios. ¡Viva el mítico nombre de Zapata y sus huestes!

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19