compartir en:

MIENTRAS la UAEM está en riesgo de una nueva sequía financiera, su rector Alejandro Vera se dio tiempo el reciente fin de semana para ir a la rendición de protesta de la nueva directiva del Comité Estatal del PRI.

Por supuesto no pasó inadvertida la visita del que había dicho que no le interesa administrar el infierno, incluso a dos que tres gallones del tricolor como que les causó náusea. Otros mascullaron “¡Gallinazo!”.

El caso es que Vera Jiménez reculó hace una semana y no descarta arrimarse a cualquier partido para acercarse al “infierno” que acusaba es el gobierno, y ahora acercado al PRI parece que ya lo perdimos…

MAL de muchos, al PRI estatal puede pasarle lo que al PAN nacional le está pasando en su proceso de selección de [email protected] a la Presidencia de la República en 2018: la militancia no se vislumbra un piso parejo.

Es decir, para renovar la dirigencia doméstica del tricolor en las bases se pidió que quienes ocuparan la presidencia y la secretaría general no fueran elegibles para candidatura, pero hoy el panorama no está claro.

Alberto Martínez, como presidente del CDE, y Maricela Velázquez, de secretaria general, no estarían descartado para dar el brinco a una candidatura o posición plurinominal una vez que se acerca el proceso.

HUECO suena el discurso del senador Rabindranath Salazar Solorio, que en labores de proselitismo en Morelos dice que los jóvenes son el motor del partido Morena de cara el proceso electoral de 2018.

Otra lectura de su perorata es que, efectivamente, se monta en los jóvenes y en cualquiera que se ponga en suerte para alimentar la añeja ansiedad de Andrés Manuel López Obrador del proyecto personal.

Y es hueco porque, visto y dicho está, en ese Movimiento no hay más voz y decisión que la de AMLO, los demás son peones que se mueven a voluntad y conveniencia de su mesías. Otros esperan alguna migaja.

POR el laso del Partido Encuentro Social, el supuesto fortalecimiento de su estructura mediante la anexión de militantes es mero teatro, ya que basta con un integrante de arrastre popular, y ése ya lo tienen.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19