compartir en:

LUEGO DE que tuvieran un primer “tete-a-tete” los líderes nacionales partidistas Alejandra Barrales (PRD) y Ricardo Anaya (PAN), en Morelos se prendieron focos rojos en la dirigencia azul con un rotundo rechazo.

Pero de a poco la dureza ha cambiado o al menos ya no es un total “no”, sino que se abre la probabilidad de que tal vez en el 2018 haya recule, si no se cae el proyecto del Ricardo “Chico Maravilla” Anaya.

Alias, se descarta el definitivo “no habrá alianza PAN-PRD en Morelos” para asomarse un “se pedirá a la dirigencia nacional que no se dé la alianza PAN-PRD en Morelos”, sin descartar “donde manda capitán…”

LA RUTA que sigue el partido Morena en Morelos hacia el próximo proceso electoral no es ni tendría por qué ser diferente a la mística que marca el iluminado Andrés Manuel López Obrador, pero hay diferencia.

En tanto no hay elecciones concurrentes para los ejecutivos nacional y estatal, los feligreses de AMLO no ha tenido fuerza extraordinaria para Morelos, es decir que no hay liderazgo sólido de Morena a nivel estatal.

Tal vez por ello es que cada que la dirigencia morenista estatal hace un pronunciamiento, no es más que un “refrito tropicalizado” del ya conocido mensaje de AMLO basado en la lucha vs. la “mafia del poder”

DE LOS eternos cacicazgos a las nuevas caras, solo por cambiar a cada renovación de dirigencia, el PRI Morelos no acaba por asimilar que está en el juego del perro que busca morderse la cola con malos resultados.

Ahí han perdido opciones como la de Ricardo Dorantes, que tiene un colmillo que raya la alfombra pero que no se ha dado a la integración de camarillas en busca de saciar intereses personales, sino de partido.

Por ambición o ceguera, el tricolor tlahuica va en ruta de un nuevo descalabro local de no empezar por elegir a un líder que no privilegie a su grupo y, necesario, que tenga experiencia para guiar al partido al ’18.

SE PROLONGA el redoble de tambores previo a la decisión de la Suprema Corte en el sentido de si con el pulgar arriba aviva la probabilidad de Cuauhtémoc para gobernador o un simple dedo abajo.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19