compartir en:

EN PALABRAS simples, el rector Alejandro Vera Jiménez quiso presentar como un acto heroico lo que en realidad es soberbia y frustración en su responsabilidad de sacar a la UAEM de la crisis financiera.

Poco le faltó para envolverse en la bandera al decir que se hacía a un lado en las negociaciones para que la Federación afloje el dinero para garantizar que la UAEM siga en pie. Como que renunció… pero no.

Ante la necesidad de negociar con el gobierno estatal, mismo al que ha reprobado y casi desconocido, más bien le faltaron sesos, cara y vergüenza para realmente sacrificarse por la UAEM, no jugar al héroe.

¡OOOTRA VEZ! el diputado doméstico Jesús Escamilla (del Partido Humanista) se le fue a la yugular al comisionado estatal de Seguridad, Alberto Capella, pero también ¡oootra vez! no tardó en recibir el palazo.

Pasa que Escamilla queda como hablador porque no ofrece pruebas contundentes de sus acusaciones, le cuesta trabajo estructurar ideas y lo más penoso es que usa al Legislativo para exhibir sus limitaciones.

Nada le premiaría más la sociedad, a la que Escamilla juró representar, que gastar menos saliva y demostrar con hechos y papeles de todo lo que ha acusado a sus compañeros, al gobernador, a los secretarios, a partidos…

POR CIERTO, el funcionamiento de videocámaras de vigilancia sirve para inhibir el delito pero no es solución absoluta. Valdría asomarse a unos 100 kilómetros al norte para no caer en sombrerazos infructuosos.

Morelos, nos cuentan, tiene instaladas unas 700 videocámaras para cubrir un territorio de 4 mil 879 kilómetros cuadrados y casi un millón 900 mil habitantes. Se agregarían 300 cámaras en 2017 y 200 más en 2018.

La Ciudad de México utiliza 15 mil videocámaras, para mil 485 kilómetros cuadrados de territorio y unos 9 millones de habitantes; aun así, la CDMX es escenario de secuestros, homicidios, robos y mucho más.

CUENTAN las de doble filo que el delegado de SCT en Morelos anda clavando cuchillos en tierra aledaña al Paso Express para que ya no llueva y porque a cada aguacero le sale fallas a la construcción de esa vía.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19