NO SON pocos, propios y extraños, quienes a menudo comparan el centro de la capital estatal con los de otras entidades y coinciden en que el corazón citadino de Cuernavaca es bonito, pero podría mejorar.

Hay, incluso, zócalos no de capitales sino de municipios que sin perder su sabor antiguo han sido adecuados de tal manera que se presentan bien trazados, limpios, iluminados, sin ambulantes desorganizados…

En Cuernavaca, sin embargo, es común el deseo de que el centro sea más digno de propios y visitantes, pero al mismo tiempo hay intereses particulares que se oponen a dar ese paso a un mejor espacio común.

LA NECESIDAD de retirar el servicio de transporte foráneo de la zona céntrica de Cuernavaca es muy añeja, por el perjuicio que ello causa a la movilidad, sin embargo siempre se han impuesto intereses particulares.

Mucho se ha ideado también la desconcentración de la central de abasto más importante de la entidad, que es el mercado Adolfo López Mateos, que también contribuye a conflictuar la movilidad en el centro.

Ahí, también, todo proyecto de autoridades municipales y estatales se ha topado con el interés grupal del comercio dominante a través de asociaciones y bien integrados grupos de presión y choque cuasi invencibles.

EVITAR LA confluencia de tantas “rutas” por calles del centro de Cuernavaca ya no sería una buena idea, sino una necesidad, en razón de la lentitud de circulación y, sobre todo, los niveles de contaminación.

Cierto también que hay una necesidad de transporte del y hacia el centro citadino, pero es obvio que el número de “rutas” y unidades es excesivo, lo que también contribuye a provocar conflictos de vialidad.

Más aún, el ambulantaje no es novedad en ninguna parte del país, sin embarco la particularidad de Cuernavaca es que no deja de ser arbitrario y opción de negocio incluso para funcionarios abusivos.

LA OPCIÓN de tener un centro de Cuernavaca digno de residentes y mayor atractivo para turistas, se ha visto, no está en un proyecto de “x” autoridad, sino de una conciencia social determinante. Hoy no se ve por ningún lado.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...