DEL CONGRESO doméstico andan diciendo “gracias por esperar” a un grupo de comunicadores que están más puestos que un calcetín para recibir el reconocimiento al Mérito Periodístico… hasta nuevo aviso.

El caso es que hay dos grupos de legisladores que no acaban de ponerse de acuerdo en la misión de reducir el gasto del Legislativo, que ha provocado el impago a algunos trabajadores de los diputados.

Y si no hay ni para completar la nómina, se vería feo que para otras cosas sí saliera el dinero, aparte de que prácticamente la sede del Congreso está paralizada y bajo esas condiciones ni pa’ donde hacerse.

POR CIERTO, llama la atención el deshonor que hacen los diputados a su título de parlamentarios cuando no son capaces de ponerse de acuerdo para dialogar en busca de soluciones a su crisis financiera.

Eso de llevar agitadores agresivos a una conferencia de prensa donde se supone que habría claridad a la problemática, como que va más allá de la civilidad política para instalarse en el terreno de la vulgar presión.

Dicho sea con todo respeto para los perros, brota naturalita la frase popular de “perro no come perro” en este caso, donde no ha lugar la imagen de unos buenos y otros malos, sino esto último parejito…

LO QUE obliga pasar del dicho al hecho en el caso del conflicto que vive el Congreso local, es el ejercicio de auditoría, pero no sólo a la actual legislatura sino desde la anterior, para deslindar culpas.

Más aún, para nadie ha sido un secreto que este poder estatal históricamente ha cargado con una nómina obesa, producto de los compromisos de acomodar gente que apoya campañas electorales.

Alias, en forma paralela o anticipada sería mejor, aplicar ese recorte al número de colaboradores de los diversos grupos parlamentarios, así como un moche así sea momentáneo a la “dieta” de los legisladores.

LA OTRA opción, aunque parezca sarcástica, sería que el Legislativo creara un fideicomiso a manera de fondo de rescate financiero para el mismo Poder estatal, apretándose todos el cinturón a la voz de ¡ya!

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...