compartir en:

EL SISTEMA de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) ya encontró la forma de usar la ciencia del Derecho, no para resolver la sequía de productividad y financiera que sufre, sino para evitar que se confirme.

Aparte de las quejas vecinales por falta de agua potable que se dan un día sí y al otro también, sin solución firme, en su área jurídica le dan la vuelta a reconocer las demandas de pago, quizá porque hay nombres conocidos...

Otra “chicanada” legaloide para ocultar quienes han sido o son sus acreedores por más de 212 millones de pesos está en que apenas acepta la crisis financiera, pero tapa a quiénes y el porqué de esos números rojos.

MIENTRAS EN el SAPAC y otros sistemas hidráulicos están más ocupados en tapar las fugas de agua y ocultar las fugas de dinero, no es nueva la detección del INEGI sobre los boquetes por los que se hunde la gestión.

Aparte de la nómina que devora mucho del presupuesto, de cada 10 litros que se suministran, sólo se cobran 6, y de lo que se cobra, la mitad es cuota fija y no consumo real, y con las transas, entonces puede entenderse la crisis.

Como si no fuera suficiente, lejos de regularizar la base de usuarios e invertir en una renovación no artificial de la añeja red hidráulica y equipos, incluso con programas federales, todo el costo se lo quieren carga al usuario cautivo.

TAL VEZ tarde en aprobarse, pero ya está en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados federal la iniciativa para que se renueve la Norma Oficial Mexicana (NOM) sobre la calidad del agua para consumo doméstico.

De avanzar la iniciativa, lo mismo el SAPAC que otros sistemas municipales estarán a prueba y riesgo por la calidad del líquido que distribuyen en sus añejas redes de hidráulicas… bueno, cuando funcionan las bombas y pozos.

Ventilar la calidad de agua que llega a los domicilios de Cuernavaca -no tanto en la fase de extracción de pozos- tal vez lo provoque asco o taquicardia a dos-tres que se sumen a los que prefieren comprar el agua cara de botellón.

POR CIERTO, también está en análisis legislativo que en los comederos de cualquier nivel se pueda solicitar y consumir agua natural sin costo alguno para el cliente. Sería difícil ver que se cumpla y más aún que se sancionara.

Por:  E. Zapata  /   opinion@diariodemorelos.com  /  Twitter: @ezapata19