A SABER, fue del mismísimo PRI de donde en momentos de crítica salió aquello de que “la línea es que no hay línea”, para referirse a que el partido no imponía forma de pensamiento a sus legisladores, pero…

Es en el mismo tricolor morelense donde se edita aquello que parecía desterrado cuando uno de sus diputados, Francisco Moreno Merino, se atreve a disentir de la “línea” en contra del tema Reforma electoral.

Más allá de si son o no valederas las consideraciones de priismo local en torno al espinoso tema, lo que subyace es esa vieja costumbre de que sus legisladores están impedidos de discrepar de la línea partidista.

EN OTRO frente de la, por lo visto, imperante costumbre de la “línea” como norma de conducta de los legisladores domésticos, se reproduce en el PAN el fenómeno en contra del diputado Carlos Alaniz Romero.

Entre pitos y flautas, el pecado de este diputado fue no alinearse al grupo en el seno legislativo y, para la peor de sus “perversidades”, el que su postura coincidiera con la del opuesto grupo parlamentario del PRD.

También a Alaniz le siguen un proceso tendiente a su expulsión del partido azul, con lo que emerge la añeja máxima de la más rancia etapa de los partidos nacionales de obligar la “línea” a sus militantes.

SI ESTO mismo se da en el PRD, no se ha manifestado abiertamente a la fecha, donde por razones incluso descalificadas por su oposición se han sumado legisladores de otras filiaciones para consolidar el grupo.

¿Se vale discrepar? No se ha visto y no se podrá acusar, salvo prueba en contrario, y sí por el contrario habría que explicar por qué aquellos acusados de traidores dejaron su partido, y no solo explicarlo en dinero.

Es decir, si hay “línea” en el soaztequismo, no ha reventado, sino que con aparente convicción se ha visto cohesión entre los legisladores en torno a casi cualquier tema, lo cual provoca escozor entre los de enfrente.

EL PRIMERO de los blancos de ataque por no hincarse ante la “línea” del partido fue el diputado Manuel Nava Amores, que por intolerancia debió de salir de Morena para refugiarse en el Movimiento Ciudadano. ¿Y?

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...