compartir en:

DICEN, LOS que dicen que saben, que la obesidad es factor negativo para una buena calidad de vida, y parece que nadie contradice este axioma de salud humana; lo malo es que muchos no lo seguimos…

Más aún, la necesidad de evitar la gordura so riesgo de padecer diversas enfermedades alcanza hasta para el ejercicio del servicio público, donde tampoco hay mucho ejercicio y pero sí mucha grasa.

Los mismos, que dicen que saben, recomiendan adelgazar, y esto aplica no solo para el cuerpo sino también para la nómina de dos-tres organismos públicos que hoy día no caminan bien, se agotan rapidito.

EL CASO más reciente de enfermedad en el servicio público, motivada entre otros factores por la obesidad, es el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), cuya salud está muy afectada.

Alias, le urge adelgazar, pero no en el corazón que son las bombas de agua, sino en las notorias lonjitas de la nómina de personal: apenas se ha acusado que en anterior administración creció de 500 a 800 empleados.

Y como si no fuera suficiente con igual o menor presupuesto en esta administración se le han agregado al menos 100 trabajadores, para hacer lo mismo o menos que lo que hacía el previo número de empleados.

PERO ESO de la obesidad no queda en SAPAC, también es muy claro en la UAEM, que al igual que el primero también tiene comprometida en serio su salud financiera; dicen hay lana ya solo para un mes de salarios.

Ahí, en la obsesión de hacer una universidad grande en número se han gastado cientos de millones de pesos en instalaciones y adecuaciones que no corresponden a su realidad, o sea, se alimentó artificialmente.

Peor son los salarios de alto ejecutivo de empresa privada que devoran en una universidad pública el rector y su selecto grupo de allegados, e incide en la obesa nómina que, se insiste, está a 3, 2, 1… de reventar.

Y YA metidos en la urgencia de someter a dieta al servicio público, resulta que el Congreso doméstico se pone a la moda y aparte de tirar a reducir de 30 a 20 diputados, viene adelgazamiento en personal de apoyo.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19