EN LA CDMX, entrada la tarde de ayer, se discutía la suerte de cientos de familias de Cuernavaca sobre el suministro de agua potable, en negociación del gobierno capitalino y la Comisión Federal de Electricidad.

Si se arreglaban –como parecía ser- los usuarios de agua no sufrirían más la sequía decretada por deuda de $91 millones al quitarse la electricidad a las bombas que impulsan el líquido de los pozos a los domicilios.

Con un abono de $9 millones (CFE pedía mínimo 10) el problemón podría empezar a solucionarse; el gran detalle es que eso sería como un salivazo, pero no el camino para la solución de fondo del conflicto.

EMPLAZADOS LOS partidos políticos a ventilar cómo se gastan los dineros públicos ante el Sistema Nacional de Transparencia, no será sorpresa encontrar abusos permitidos por la normativa en la materia.

En el caso de Morelos, va a ser muy interesante conocer, por ejemplo, en qué porcentajes se usan las prerrogativas en gasto corriente, es decir sólo en lo que corresponde mantener los obesos institutos políticos.

En una de ésas se encuentran que partidos como el Revolucionario Institucional más bien operan como agencia de colocación de empleos para cientos de personas sin función productiva clara y sí muy alto costo.

MANDA DECIR Jorge Schiaffino chico que no acepta calificativos de cobarde y misógino por la forma de referirse a las dos candidatas a gobernadora del Edomex, Delfina Gómez y Josefina Vázquez Mota.

Alias, el funcionario del ISSSTE en Morelos rechaza tal descripción por referirse a las abanderadas de Morena y PAN en términos de “p…” escudado en su pasión y militancia priista. ¿Y ello es el justificante?

En contrario, Schiaffinito (así mejor identificado en chilangolandia) da signo de autocrítica al reconocer el exceso en el lenguaje, que ojalá no reproduzca en su entorno, aunque no sean correligionarias. Vale.

Y CUANDO oficialmente corrió la versión de que Jorge Meade Ocaranza fue nombrado coordinador de asesores de Cuauhtémoc Blanco, el delegado de Sedesol habrá dicho “¡Yo, por qué?”. Claro error, era su hijo Meade González.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...