AUNQUE NO ha dejado de tener reuniones “de trabajo” con cargo al erario de entre 700 y 3 mil 900 pesos, se ve que por ahora no hay mucho de dónde rasque el rector Alejandro Vera a cuenta de la UAEM.

Ya no son esos tiempos como en 2015-2016 que hacía uso y abuso del presupuesto con comidas arriba de los 20 mil pesos, pues en marzo reciente en 11 reuniones gastó lo que antes se volaba en una comilona.

Obvio, las carencias de hoy, que ponen en riesgo incluso la nómina para agosto, pueden tener como causa la forma de gastar al inicio del año pasado y sobre todo en 2015. Vienen nuevos sobresaltos en la UAEM.

MÁS ALLÁ de politiquerías, las anomalías en el suministro de agua potable en Cuernavaca son una realidad tangible, y lo peor es que no se ve solución de fondo a la deuda de SAPAC con CFE por casi $88 millones.

Recién Cuauhtémoc Blanco vio como oportunista que el diputado Jaime Álvarez acudiera en auxilio de algunos vecinos con pipas de agua, cual si esa actividad tuviera patente de marca exclusiva del edil capitalino.

Cierto o no, la realidad es que cientos de vecinos han protestado por lo que nada tiene que ver con política, pero mientras en SAPAC no cambien las cosas, el problema no sólo no tiene solución sino que empeora.

POR CIERTO, en esas cosas de la política, no hay indicios de que el escandalito del supuesto antídoto falso a las picaduras de alacrán en los Servicios de Salud de Morelos haya sido otra cosa que grilla barata.

Alias, el venenito del doctor Agustín Benítez se le revirtió, porque no solo no demostró contundentemente que el medicamento fuera apócrifo sino que salió a la luz que su acción fue revanchismo laboral.

Bueno, si cuajó poco esa jugarreta usada en Veracruz a propósito de medicamento contra cáncer en niños, el remedo aquí del antialacránico chafa más bien demostró que hasta en esas maniobras falta cacumen.

Y LA simple duda, sin mala intención ¿será que en Morelos ya se está preparando el operativo acarreo para el proceso electoral, en menos de un mes, principalmente en el vecino Estado de México? Sólo es pregunta.

AUNQUE NO ha dejado de tener reuniones “de trabajo” con cargo al erario de entre 700 y 3 mil 900 pesos, se ve que por ahora no hay mucho de dónde rasque el rector Alejandro Vera a cuenta de la UAEM.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...