NO RESULTA gratuito que el tema de las plantas de valorización de la basura avance a paso de tortuga reumática, no tanto por las tareas de construcción, sino por la negativa de algunos que lo hacen a la antigua.

Quien haya percibido el olor a lixiviados podrá imaginarse que a eso huele particularmente el caso de la basura de los grandes generadores de Cuernavaca, porque es un negociazo que parece no tener orden.

El punto es sobre qué base legal y en qué condiciones se realiza la recolección de comercios e industrias, que no corresponde al manejo regular y que ahora sí que por la libre alguna empresa lo está haciendo.

POR CIERTO, luego de mil intentos de regularizar la recolección de los residuos sólidos de la capital, teniendo sobre sí una demanda de varios millones de pesos por parte de la empresa Pasa, el caso no ha muerto.

Dicen los que dicen que saben que fue un recurso jurídico de dilación, conocido en el ambiente como “chicanada”, lo que ha retrasado el fallo final, que saber ya estaba dado pero que hoy se persiste en tribunales.

En teoría, la nueva resolución para saber si Pasa recupera la concesión puede darse entre 30 y 60 días, una vez agotada la defensa del caso y que podría generarle a la empresa la restitución del contrato o mucha lana.

UN CASO similar de falta de claridad se da en lo relativo a la operación del servicio de grúas en la capital, porque luego de una alternancia muy larga entre Grúas Montejo y Grúas Bahena, ésta trae la pelota.

El punto es que los vehículos de Bahena prestan el servicio a la fecha, pero se desconoce sobre qué soporto legal; es decir, habría de mediar una concesión formal, pero a saber todo se realiza también por la libre.

Pero no todo sería exclusivamente una falta al procedimiento para la tenencia legal del servicio, sino que lo mismo en la calle que en el corralón de la misma empresa se da una serie de irregularidades.

A PREGUNTA de por qué Fitch Ratings ya no emite calificación de riesgo crediticio para entidades como Cuernavaca, la respuesta de allá es simple: su calificación fue a la baja. Diríase que prefiere ya no ser calificada.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...