LA PROBABILIDAD de privatización de los sistemas de agua potable en Morelos es una amenaza latente, aunque muy poco probable, pues ante todo está la paz social, tan escasa ahora por cualquier motivo.

Privatizar el servicio de agua equivaldría a tener que pagar lo justo por cada metro cúbico, atrapar a tramposos que la roban, reducir fugas y tener buen servicio, pero eso es riesgoso para morosidad y activismo.

Por ello apenas surge alguna voz que habla de privatizar y parece que se está invocando al diablo en días santos. Muchos que le ponen cruz a la privatización más bien avalan el modelo actual que resulta pésimo.

¿CÓMO INTERPRETAR que el obispo Ramón Castro haya callado en los días más críticos de inseguridad en Morelos, y ahora se apresure a organizar una marcha “por la paz”, para pretextar el activismo político?

Sencillo, el prelado toma como pretexto un incidente violento cercano a dos sacerdotes para mover a feligreses dizque por la paz o, ¿por qué no?, manifestarse en pie de guerra, eso sí, no contra los delincuentes…

No es artículo de fe que 2012 y 2013 han sido los peores años en lo que se refiere a inseguridad, pero Castro Castro dirá que no fue año ni daño el ’12, y el ’13 estaba tierno todavía para entrarle fuerte a la grilla.

SALVO UNO que otro incidente menor, el Paso Express Tlahuica pasó la prueba de fuego que fue el tránsito de miles de turistas llegados a Morelos o lo utilizaron de paso hacia Acapulco y otros puntos de Guerrero.

El problema ahora fue la salida de la Ciudad de México, que a ritmo promedio de 40 vehículos por minuto en su momento más crítico volvió un viacrucis la experiencia de salir de descanso en esta Semana Santa.

Como sea, el libramiento de Cuernavaca esta vez no fue el problema y ello habrá de contribuir a que en próximos fines de semana y puentes haya menos molestias para esos paseantes. Dejará de ser el Paso “Estrés”.

DONDE SÍ hay que jugársele todos los días y a toda hora, sobre todo por la noche, es en la vía La Pera-Cuautla, a un carril por sentido y con iluminación cuasi nula; cosa de los tepoztecos y más aún los “tepoztizos”.

Por: E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...