compartir en:

CON ESO de que la Fiscalía Anticorrupción le echó el guante a Jesús González Otero, ex edil de Cuautla, por la falta de claridad en el manejo de unos 77 millones de pesos de su administración, otros andan inquietos.

Es el clásico caso de “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…”, porque la auditoría especial ordenada por el Congreso doméstico no fue solo para las cuentas de Cuautla, sino que engloba otras comunas.

A saber, Jonacatepec, Huitzilac, Temixco, Cuernavaca, entre un total de 13 alcaldías, están bajo lupa y no se descarta que pudiera surgir otra orden de detención que, dicen, no trae ánimo político-partidista.

A CONTRAPELO de las voces que todavía urgen la presencia de las fuerzas policiacas federales y militares para recuperar la paz en este Morelos, el secretario federal de Gobernación, macar la tendencia:

Cada gobierno estatal y municipal deberá hacer su chamba y ya no tanto estar esperando la fuerza federal, porque algunos mandatarios se han echado a la hamaca en los problema de seguridad pidiendo ayuda.

Más aún, Miguel Ángel Osorio Chong mandó decir que en breve se dará a conocer una evaluación de inseguridad a nivel estatal y municipal, y que los irresponsables van a ser sacados al balcón.

POR CIERTO, también contrario a los que ven en la Ley de Seguridad interior la militarización de las calles del país, la idea no es esa, sino la de definir claramente los alcances de las actividades de las fuerzas armadas.

Porque una cosa es la llamada “seguridad interior” y otra la “seguridad pública”, por lo que de aprobarse la ley en cuestión no se espere que los soldados y marinos anden atrapando raterillos e investigando asuntos.

Alias, de estar en riesgo la institución municipal o estatal, entonces sí va la fuerza armada para garantizar su solidez y permanencia. O sea, para desencanto de algunos no se trata de la “militarización de país”.

VAYA NIVEL de discusión en el que se resalta si tal o cual corporación policiaca enfrentó y detuvo a algún delincuente, como si al ciudadano le ocupara demasiado eso y no tanto ser ajeno o salir ileso de un caso…

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19