compartir en:

ABIERTA Y soterradamente se libran acciones intensas en materia de seguridad pública en Morelos, donde la novedad es que al arranque de este año se disparó el delito de homicidio doloso, mientras otros bajaron.

Los casos de asesinato no han sido mínimos en los últimos cinco años, pero de alguna manera estaban sobre un rango que no se acercaba a lo registrado en diciembre de 2016 y, sobre todo, en enero reciente.

En la mayoría de los casos de homicidio doloso, por las circunstancias y primeros indicios, se presume que ha estado vinculada a los varios grupos del crimen organizado y, ahora mucho más, al “desorganizado”.

EL ARRIBO a los 68 homicidios dolosos en enero, alias uno cada 10 horas, refiere según dicen los que dicen que saben, es producto no tanto del crimen organizado sino de la desorganización de los malosos.

La explosión de este delito en Morelos al arranque del 2017 obedece, agregan, a las detenciones y cierre de paso a diversos negocios de los criminales, que afectados buscan más alternativas para refinanciarse.

Ejemplo: 2014 fue terrible en casos de secuestro, uno cada dos días en promedio; la autoridad concentró baterías para atacarlo y lo bajó hata poco más de uno al mes en 2015; en enero creció a uno cada 10 días.

A DIFERENCIA de 2014, donde también la extorsión se dio literalmente un día sí y otro también, para este arranque de 2017 se han registrado buenos resultados por la denuncia ciudadana y la acción de autoridad.

Alias, alertadas comunidad y policía estatal, se desploma ese delito en Morelos, en tendencia similar al secuestro, pero en cambio lamentable se ha elevado el asesinato, muy difícil de prever pero necesario seguir.

La reducción del margen de maniobra para los grandes capos, dicen, ha estimulado la mayor actividad de subalternos y que emerjan y se multipliquen los grupúsculos criminales, ya sin respeto a los códigos.

PONEN EL colofón: tanto las autoridades policiacas como los grupos criminales pasan malos momentos en su disputa, con predominio de los primeros en algunos espacios y rebasado en otros. Nada definitivo…

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19