compartir en:

A MENUDO se han oído comentarios de lo atractivas que son las áreas centrales de las principales ciudades del país como Zacatecas, Puebla, Querétaro…, y de la pena de tener un zócalo como el de Cuernavaca.

Y que la capital de Morelos, teniendo al turismo como su principal vocación económica, debería invertir en el remozamiento de su plaza central, así como realizar un reordenamiento en materia de comercio.

Más aún, hasta parecía de consenso la necesidad de erradicar mucho del ambulantaje y regularizar otra parte, a fin de que el centro de la capital de Morelos fuera digno de visitar para propios y turistas, pero…

EN EL sexenio anterior se emprendió el plan de renovar el zócalo de Cuernavaca, con la reubicación del llamado “Morelotes” y desaparición lo que fue conocido como el puente del mariachi. No gustó a algunos.

Aquellos pequeños cambios pronto quedaron inadvertidos porque la Plaza de Armas seguía con la imagen de plaza pueblo, con docenas de mercaderes que hacían poco atractiva la imagen del centro capitalino.

También se intentó mejorar la imagen colocando una estatua ecuestre cuya percepción social marcó su trascendencia “el zapatita”, así como un conjunto de figuras que no cambiaron radicalmente el concepto.

TODO INTENTO de mejorar la imagen y convivencia en la hoy Plaza de Armas o Plaza Emiliano Zapata Salazar ha topado con la necesidad de ordenar el ambulantaje, hijo de intereses políticos, sindicales y oficiosos.

Recién que se ha remodelado la plancha central, así como algunas calles aledañas, incluso haciendo peatonal la vía Guerrero, no faltan los opositores profesionales que buscan y encuentran pretextos de queja.

Arguyen que los ambulantes (muchos manipulados y hasta explotados por vivales) tienen derecho a trabajar, y reprueban que se les impida hacerlo aún sin permisos. Acusan ilegalidad a partir de otra ilegalidad.

¿CÓMO ENTONCES, por un lado, se espera un centro de Cuernavaca grato para visitarlo, y, por otro, alegando que siga convertido en un tianguis, a veces sucio, que no invita a vivirlo sino a sacarle la vuelta?

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19