compartir en:

QUÉ BUENO que pasadas tres semanas del atentado de un estudiante de Monterrey contra su maestra y compañeros, el tema no ha sido del todo olvidado en Morelos mediante el plan para renovar Mochila Segura.

Al menos el IEBEM trae vigente la intención de que en las escuelas en que se presuma alto riesgo sean revisadas las mochilas de los alumnos a la entrada a clases, aunque los resultados parecen algo improbables.

Alias, hasta suena a perogrullada decir que la desgracia se presenta donde menos se le espera; pero está visto que a fin de no agraviar la sensibilidad algunos papás se hace la diferenciación de “focos rojos”.

A MÁS de revisar qué portan los alumnos en sus mochilas (que habría de ser integral), hay otro punto de vista preventivo a través de una simple pregunta ¿Qué se guarda en las casas de los estudiantes?

Y no se trata de averiguar sólo acerca de los objetos sino también ¿qué educación se guarda en los hogares de los menores estudiantes? ¿Acaso la cultura de la violencia no es peligrosa como una pistola?

Si la portación y uso de un arma en la escuela es terrible, la conducta belicosa llamada “bullying” no deja de preocupar y hasta puede ser antesala de agresiones mayores que a menudo no trascienden más.

LA REACCIÓN y la moda son fenómenos muy de nuestra sociedad en casos como el del “bullying” y la reedición del plan de Mochila Segura tras la tragedia de la escuela regiomontana en que murió un alumno.

No hay un programa sistemático, sostenido y eficiente para erradicar el acoso y agresión entre estudiantes; videos de pleitos fuera de las aulas desmentirían a quien dijera que no hay violencia porque no trasciende.

Solo cuando un caso se hace visible por el nivel de agresividad surge la reacción de aparente preocupación, la declaración oficial y los planes que suelen quedar en eso, como hoy parece que será Mochila Segura.  

OTRO EJEMPLO de reacción y moda: el alimento chatarra en colegios y su consecuente obesidad y otros males preocupa de vez en vez a mucha gente, luego pasa de moda. Hay que asomarse a la escuela para verlo.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19