compartir en:

ANTES DE que nazca la reducción de diputados y senadores, para adelgazar el gasto público, no faltan los actores políticos que ya están viendo el plan como un engendro que no le conviene a la democracia.

O sea, dicen los que dicen que saben que quitarle la urbe a unos 100 diputados y 32 senadores sería tanto como dejar que dos-tres partidos tengan la única palabra y se rompería la máxima de pesos y contrapesos.
 
Es cierto que las posiciones plurinominales y de circunscripción sirven para equilibrar fuerzas, pero no necesariamente tendría que mocharse a los “pluris”, sino también eliminar un porcentaje de los uninominales.

LLEVADA A Morelos la intención de reducir el gasto en espacios de autoridad, ha sido apuntado aquí el plan de eliminar siete posiciones de diputados, cuatro de “pluris” y tres de uninominales. ¿Más trabajo? ¡Sí!

La idea de reducir el número de legisladores locales no es nueva, ya la había lanzado el priista Mario Chávez, obvio, con conocimiento de que se redistribuiría el trabajo de campo en los distritos. ¿Fácil? ¡Claro que no!

Los tiempos en éste y otros espacios de gobierno imponen el apretón de cinturón, la optimización de recursos, mayor eficiencia y, sobre todo, estar acorde con lo que ya está sucediendo a los gobernados.

ACERCA DE la reducción de posiciones plurinominales en el Congreso doméstico, valdría la pena evaluar de qué ha servido la presencia de hasta representaciones de hasta once partidos políticos locales.

De hecho, una muestra de ello han sido los reacomodos de diputados en cuanto a su representatividad, incluso el partido Morena que debutó en el Congreso por esa vía, hoy día no tiene esa representatividad.

Muy lejos de la calidad de parlamentario que se le supone al diputado que representa al partido Encuentro Social, ha demostrado incapacidad para más que rechazar todo cuanto se debate, pero le cuesta al erario.

INICIADO YA nuevo periodo legislativo local, vale esperar si alguno de los que elaboran las leyes se acuerda de este tema que no es moda sino necesidad nacional. Por lo pronto, por ahí ya hay algunos balbuceos.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata19