ENTRE LA percepción y la realidad fáctica brota una notoria diferencia en cuanto a la inseguridad que vive Morelos, probablemente por el descontento social, apalancado por la difusión en medios digitales.

Recién el INEGI difunde el resultado de la encuesta “Percepción Social sobre Inseguridad Pública por Ciudad de Interés –septiembre y diciembre de 2016-, diferente a lo que suele correr en redes sociales.

Al mismo tiempo el Sistema Nacional de Seguridad, de la Segob, tiene al aire las cifras más cercanas a la realidad sobre tasas de incidencia del delito por cada 100 mil habitantes, diferente a la percepción social.

SEGÚN ENCUESTA del INEGI en 50 de las principales ciudades del país, Cuernavaca, Morelos, está ubicada en el lugar 19 con percepción más alta de inseguridad, diferente a quienes ven aquí el “infierno terrenal”.

En el mismo estudio aparece Villahermosa con el 97.5% de ciudadanos que sienten peligro, Chilpancingo con 96.2 % y Oriente de la CDMX 95% como puntos más calientes del país; la capital morelense, con un 80%.

El sentimiento de inseguridad en las 18 ciudades que anteceden a la capital estatal no se refleja con similar intensidad en los medios digitales, impresos y audiovisuales. En Morelos el fuego suele avivarse.

Y SI 2016 fue visto como el peor año en seguridad ciudadana, no se vio igual intensidad en la percepción en años donde las tasas de incidencia han sido incluso muy superiores, como reporta el SESNSP:

Entre los delitos más sensibles para la sociedad destaca, desde luego, el homicidio doloso, que en 2012 tuvo su peor año con 46.57 en su tasa por cada 100 mil habitantes; en 2016 la tasa fue de 11.17.

Secuestro, lo peor fue 2013 con 8 de cada 100 mil habitantes, 6.06 en 2014 y 4.97 en 2012; en 2016 fue 0.67. Extorsión, lo peor, en 2009, con 36.19; 2010, 33.94, y 2006, 25.58; 2016 fue 1.80 c/100 mil.

UN SOLO homicidio, secuestro, extorsión, robo… no debería darse, pero ello tampoco soporta voces, incluso cargadas de interés político, que ven a Morelos perdido, menos aún si no se pasa de la percepción.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...