compartir en:

ALGO NO funciona del todo bien en el área económica de Morelos, ya que el reporte nacional de lo que fue 2015 indica que por acá la opción destacable está en la prestación de servicios, algo así como el turismo.

El reporte nacional de lo que fue 2015, Morelos marcha en el lugar 27 de 32 en generación de producto interno bruto, con 1.2 en actividades secundarias, es decir en industria, lo cual no está como para cacarear.

A diferencia de lo anterior, está mejor calificado el sector de servicios y comercio con aumento de 3.1 por ciento, lo que marca una palomita a los responsables de sectores como el turístico en el Estado de Morelos.

SI DE transparencia se trata en el sector educativo, hay una muy clara diferencia, por ejemplo, entre lo que hace Universidad de Guadalajara y la Autónoma de Morelos, particularmente en cuanto proyecto de obra.

Recién la uni tapatía hizo público un paquete de licitaciones de construcción, 18 en total, con la descripción de trabajos, plazos de ejecución de obras, restricciones y toda regla para los concursantes.

Por acá, ni asomándose al portal de la rectoría de Alejandro Vera es posible enterarse de lo consumado, donde se oculta al máximo quienes son los ganadores del negocio y la mayoría son por entrega directa.

DE MIEDO, el dato persistente de que unos 20 de 33 presidentes municipales de Morelos están en el filo de la navaja de destitución por problemas económicos, muchos de los casos por irregularidades ajenas.

Más allá de si es justo o no que sea removido uno a varios ediles, casi sin deberla y sí temerla, el fenómeno remite a un vergonzoso perjuicio para la sociedad que no tiene certeza en la obtención de servicios públicos.

Lo cierto es que todavía no se ve una acción determinante ya no se diga para resolver estas carencias municipales, sino para evitar en todo lo posible que se repitan; peor aún, quitar alcaldes no resuelve los casos.

LA CRISIS que por todo sufre el gobierno de Cuernavaca, por igual con o sin razón válida, está en el tono de la inconsistencia de los servicios públicos, que al final de cuentas es lo que más importa al gobernado.

 Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19