compartir en:

“¡AHORA NO, joven!” puede ser la respuesta de la lideresa nacional del PRD, Alejandra Barrales, en caso de que el alcalde Cuauthémoc Blanco llegue a su oficina a pedirle meta en cintura al perredismo morelense.

La variedad de tribus solaztequistas hace pensar que hay varios PRD’s, por tanto Cuauhtémoc seguro no iría con Nueva Izquierda, y habría que ver qué dirían ADN, Patria Digna, FIP, Nuevo Sol, Vanguardia, etc.

Además, con el niño atravesado en busca de definición sobre si el PRD irá ‘ayuntado’ con el PAN y otros o solito con Mancera hacia el ’17 y ’18, no se ve cómo el edil de Cuerna encuentre oídos para su queja.

DICEN, LOS que dicen que saben de estrategias, que el caso de Cuauhtémoc Blanco se torna por demás interesante, pues al tiempo que gana victimizándose, pierde porque abre más y más frentes enemigos.

Los sesudos de la “tenebra” anotan gol al ex futbolista cuando le tira directo a todo aquello que huela a partido político, confirma que su camiseta es ciudadana… y no deja de sacarse la foto con sus fans.

Es de autogol la estrategia -si así fuera- de arremeter contra el PSD, PRD, PRI, diputados de todos los partidos, empresarios, ex alcaldes capitalinos y otros que siente le meten zancadillas porque va al 2018.

DE CIERTO y aunque hayan sido usadas hasta el cansancio por otros gobiernos, las obras de pura imagen o ‘relumbrón’ son la ruta por la que Cuauhtémoc estaría haciendo sus mejores goles en el gobierno.

Sin embargo, los positivos que gana el presidente municipal con actos y obras, semana a semana, se están viendo minimizados por el eterno desabasto de agua e irregular recolección de basura en algunas colonias.

La iluminación pública es otro punto neurálgico para el municipio capitalino, pues mientras el alcalde acusa y rechaza un proyecto de negocio irregular, en Cuernavaca hay varias zonas que siguen a oscuras.

POR CIERTO, al trascender que la alcaldía adquirirá una procesadora de asfalto para acabar con el mote de “Cuernabaches”, automáticamente brota el recuerdo de aquel “Dragón Rojo” (2010) que sirvió para dos cosas…

Por E. Zapata / [email protected]
Twitter: @ezapata19