compartir en:

TAN FUTBOLERO que es el diputado Francisco Santillán, hasta parece que le tira pechazos al alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, en una bronca que no es suya pero parece que salta por un compañero.

Hasta hace no mucho no había conflicto, pero una vez que empezó el pleito Yáñez-Blanco, Paquito parece hacer equipo con su colega Julio a la hora de repartirle leña al ex futbolista, que tampoco está manco, ni cojo.

Digamos que Santillán y sus cuates pidieron la “expulsación” del Cuauh del Ayuntamiento por las denuncias que le pusieron los Yáñez, y luego de que el alcalde se fue al contragolpe, Paco le exige juego limpio.

EL RIESGO de parálisis en el servicio público en Morelos, por la alta carga de las pensiones, no ha sido del todo sopesado por algunos actores políticos y si hoy ya resulta complejo en un lustro sería peor.

Según reportes de la Auditoría federal, felizmente Morelos no está en el primero grupo de las entidades a las que el destino ya las alcanzó, pero no habría que esperar más de 5 años para ver un escenario de miedo.

Ese escenario alcanza también a la UAEM, que lejos de advertirlo se ha endeudado, carga una obesa nómina, aplaza un plan emergente de autorrescate, exige más apoyos y usa a la comunidad como rehén.

CUANDO SE ve al rector Alejandro Vera vociferando que quiere más y más dinero, aparte de la endeudada que le ha dado a la UAEM, da pena conocer lo que sucede en similares con la Autónoma de Nuevo León.

No es casual que la calificadora internacional de riesgo crediticio Fitch Ratings recién haya calificado a la UANL con un distintivo ‘A+(mex)’, lo que significa una buena calidad, que queda reflejada en argumentos.

“La calificación a la calidad crediticia de UANL se sustenta en su excelente posición competitiva muy favorable a nivel regional y nacional, sustentada en sus indicadores de calidad”, señala Fitch.

LA UANL bajó su gasto operacional 6% en 2015 y prevé medidas por la reducción de participaciones federales que se espera para 2017; la UAEM protesta no sólo para que no se le baje el apoyo, sino que quiere más dinero y gastar más.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19