PREGUNTA UN fanático chilango de Cuauhtémoc Blanco si realmente éste no está jugando bien como alcalde y si las cosas en Cuernavaca están mal, cuando, diría, no se ha jugado ni siquiera el primer tiempo.

Forzando la respuesta a la similitud futbolística, por si resulta de mejor entendimiento, el caso parece para un marcador de 0-0, con carencia ofensiva y no necesariamente por culpa del histórico del fut nacional.

Más aún, el paralelismo es que Cuauhtémoc Blanco entró a la cancha con dos goles en contra, “de vestidor”, uno de ellos, el autogol de hace seis años convertido en sentencia mercantil contraria que le ha caído hoy.

EL PUNTO clave, por ahora, no es tanto si Cuauhtémoc Blanco está jugando bien o mal, sino que, con dos goles antes de saltar a la grama, armar una buena táctica se vuelve cuesta arriba, muy complicado.

Apenas parece que empieza a accionar bien y le sale la sentencia de un juicio laboral colectivo en contra y no solo desarma algunos planes de gobierno sino que hasta lo obliga a desembolsar el escaso dinero.

Hay otro factor que hoy le pesa en la cancha, como es la vieja lesión, es decir la vieja acusación de que está jugando en Cuernavaca como “cachirul”, y aunque no se lo han podido probar, también lo distrae.

EN EL gobierno de Cuernavaca, a Cuauhtémoc Blanco le pasa un poco lo que a otro referente americanista, José Guimaráes “Dirceu” con aquello de “Yo doy balones y (sus coequiperos) me devuelven sandías”.

Aún con su escasa experiencia en el terreno del servicio público, el alcalde ha sostenido que no está aquí por la plata y que anhela estar al servicio de la gente, pero habría que ver si sus compañeros también.

El toque de buena intención y calidad de Blanco se convierte en mal accionar de dos-tres de sus compañeros, porque se abusa del balón, se juega sin una idea común y, acaso, van por el gol para beneficio propio.

EL EQUIPO del Ayuntamiento de Cuernavaca, en general, necesita algo más que buena voluntad para superar al rival que insiste en tirarle leñazos, y sobreponerse a una costosa herencia negativa. Se va el tiempo.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...