compartir en:

AVANCES EN materia de denuncia se presentaron en Morelos durante 2015, respecto al año anterior, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad (ENVIPE).

El estudio realizado por el INEGI muestra que en la entidad se denunciaron el 12.5 de los delitos cometidos en el estado, lo cual implica un aumento de 1.7 puntos en comparación con 2014.

La estadística también señala que la entidad se encuentra en la media nacional en lo que se refiera a averiguaciones previas (carpetas de investigación) iniciadas por delitos denunciados.

Por otra parte, los delitos no denunciados, la cifra negra, se mantiene, desde los últimos años, por debajo del promedio nacional.

MIENTRAS TANTO, los ayuntamientos le rehúyen a los programas de prevención de la violencia argumentando falta de recursos.

Tal es el caso de la campaña de canje y recolección de armas impulsada por el Consejo de Seguridad Ciudadana, en la que sólo Xochitepec y Yautepec participan.

Será que a las administraciones municipales, ya en la recta final de su primer año, aún no les cuadra la idea de que tienen que hacer más con menos, de que deben meter tijera en ciertas áreas no indispensables para la ciudadanía.

Como la nómina, la cual no sólo es problema presente, sino que en el futuro se convertirá en costosos laudos y amenazas de destitución que mantendrán ‘atadas’ a las futuras autoridades.

QUIENES QUIEREN que sus propuestas no sean como cartitas a los Reyes Magos enviadas en globo son los representantes de los partidos políticos que se dignaron a asistir a la Mesa Técnica para la Reforma del Estado.

Durante la instalación de la misma, pidieron que se dé valor jurídico a los resultados que de ahí emanen, comprometiendo al Congreso a discutirlos en el Pleno, petición que no prosperó.

Y AGÁRRESE, porque el Frente Amplio amenazó con realizar nuevas movilizaciones, cuéstele a quien le cueste.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19