compartir en:

DEJANDO ATRÁS la añeja fórmula “apretar-aflojar” a la autoridad a cambio de beneficios por parte del transporte público concesionado, la irrupción del servicio privado Uber da opción a una competencia sana.

El modelo de transporte, nuevo en Cuernavaca y municipios aledaños, tiene ya muchos kilómetros recorridos en San Francisco, California -su origen-, y más de 200 ciudades en EU, Alemania, Inglaterra, Colombia…

Casi en todas partes ha enfrentado la oposición de conductores tradicionales, y ha ido adelante como en la ahora Ciudad de México, en buena medida, ciertamente, producto de una resquicio en el reglamento.

SE APUNTA que el arribo de Uber es una oportunidad de competencia sana, porque pone a prueba la calidad del servicio ante los usuarios, pues independientemente a la ley, se escoge lo que más conveniente.

Es un ejemplo práctico de la ley de oferta y demanda, pues cuando un servicio es deficiente, el consumidor lo rechaza y busca la mejor opción; incluso, el usuario opta por pagar más por un mejor servicio.

De hecho, Uber apunta a ser un servicio más caro que el transporte tradicional, aunque por ahora hace campaña de captación de clientes con promociones que, por sí, no sostendrían el negocio a largo plazo.

Y, OJO, sería mala estrategia de los taxistas tradicionales centrar su lucha contra Uber en el plano legal, pues el Artículo 1878 del Código Civil para Morelos da pie a la prestación del servicio, aún amparado.

Atacar por el lado de evasión fiscal tampoco es buen camino para los transportistas de siempre, toda vez que de antemano la empresa Uber y los conductores se previenen al constituirse como contribuyentes.

Tal vez la mejor forma en que los taxistas tradicionales podrían reducir los efectos negativos de esta nueva forma de transportar a particulares en Morelos sería dar un mejor servicio, no simple ni tan sencillamente.

POR CIERTO, en esta dinámica comercial del servicio público, la autoridad reguladora no faltaría a su obligación en caso de avanzar Uber u otra empresa. La pelota está en cancha de los tradicionales.

Por E. Zapata   /  [email protected] / Twitter: @ezapata19