compartir en:

CON UN discurso simple, más propio de un político que de un científico, el rector de la UAEM toma todo señalamiento sobre sus irregularidades en la UAEM, embolsa, etiqueta como ‘ataque mediático’ y sanseacabó.

Así de fácil intenta resolver Alejandro Vera la grave crisis que ya asoma en la máxima casa de estudios de Morelos producto de contratos fuera de norma, gastos personales vergonzosos, empeñar a la UAEM y más.

Sin embargo, en tono similar al discurso de López Obrador (mesías del Partido Morena), Vera Jiménez descalifica a los poderes judiciales, las  auditorías estatal y federal, PGR y más entidades. Lo perdemos en 3, 2…

MIENTRAS YA se asoma el fantasma de huelga por crisis la financiera en la UAEM, no faltan los que se “desmallan” y gritonean que todo es un ‘compló’ y que aquel que diga lo contrario traiciona su esencia…

Y sí, se valora la convicción y lealtad a la UAEM, pero cuando la crisis es por obra de dos-tres funcionarios y en ello se pone en peligro el ingreso familiar la cosa cambia, y a ver quién lo toma como traición.

¿A quién culpar de la convocatoria, esta mañana, para asamblea extraordinaria del SITAUAEM: “Análisis y, en su caso, aprobación del emplazamiento a huelga por incumplimiento al contrato colectivo de trabajo.”?

LA LIGERESA con que dos-tres autoridades municipales toman la tarea de la prevención de desastres naturales, tal vez no sería tal si les hubiera tocado una experiencia como la de hace 31 años en la CDMX.

Las autoridades que atestiguaron el sismo del ’57 ni las siguientes dimensionaron suficientemente la necesidad de llevar a cabo acciones preventivas para siniestros del tipo, e irremediablemente llegó 1985.

Quien ese 19 y 20 de septiembre vio desplomadas moles de concreto con gente dentro, al instante y en el lugar, sabe que bien valdría dejar la negligencia a un lado. En ‘85 se había olvidado el ’57, ¿y en 2016?

YA EN cosas más serias, corren apuestas sobre cuánto resisitirá la Plaza Emiliano Zapata Salazar al “sitio” que le imponen, no la tropa de vendedores ambulantes, sino líderes político, sindicales, sociales y vivales.   

Por: E. Zapata /  [email protected] / Twitter: @ezapata19