compartir en:

EN OCASIÓN del festejo de Independencia, un visitante de Ciudad Mendoza, Veracruz, compartía la percepción que allá se tiene de la inseguridad en Morelos; otro de Teloloapan, Guerrero, algo similar.

Las primeras impresiones de “Memo” sobre Cuernavaca fueron en tono de que lo visto no se parece a lo leído; sin embargo, de aquí aún están en la memoria las imágenes de los hombres colgados bajo los puentes.

En casi todo Veracruz, agregaba, se siente riesgo, y la balacera hace dos semanas en Mendoza, de día, acentuó el temor de andar por la calle, porque cualquiera peligra aunque sea ajeno a conflictos de ‘ésos’.

LA VOZ del “Parientito” de Teloloapan es más reservada sobre lo que pasa en su tierra; más enterado del día a día de Morelos, no deja de soltar entre nos que allá la cosa está “ca…”, hasta entre conocidos…

Y más allá de la ruta, la situación de inseguridad es crítica en Arcelia, Tlapehuala y hasta la frontera con Altamirano, Michoacán. Sucede que al caer los ‘señores’ se multiplican los grupos ya sin respetar códigos.

De lo que se extiende a Iguala, ‘Chilpo’ y Acapulco diría, acaso por ‘calentano’, que acá estamos chamacos, los homicidios que se dan en Morelos y cómo se siente el ambiente no están en nivel de Guerrero.

EL MORELOS de hoy no es el paraíso, eso se puede observar día a día, como tampoco es un infierno inhabitable, por lo que se impone la mesura a partir de datos concretos, más que sucesos generalizados.

Quizá naturaleza humana, difícilmente se podrá ver un día en Morelos, en otros estados mexicanos y en muchos países, sin que se registre un caso de homicidio, plagio, extorsión, robo…, conseguirlo es el desafío.

Sin manipulación de cifras o interpretaciones sesgadas, es una realidad que la tendencia del delito en general en Morelos es descendente, como también que aún con ello el nivel actual no es satisfactorio, nunca.

DECIR QUE el secuestro ha crecido 452 % con relación a la gestión de Marco Adame, como lo hizo el artista Sicilia, sería tanto como validar la ‘estrategia’ de seguridad cuando Arturo Beltrán Leyva vivió en Morelos.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19