compartir en:

DICEN, los que dicen que oyeron, que una reciente charla telefónica entre el artista Javier Sicilia y el comisionado de seguridad Alberto Capella no fue suave, sino por el contrario, muy intensa en los tonos.

Sicilia reclamó al jefe policiaco estatal el trato del Mando Único en su protesta frente a la sede del Ejecutivo, donde supuestamente recibió un golpe en el costillar, que luego se supo resultó un raspón de piel.

Capella reviró que su protesta de ese 29 de agosto fue cuidada por un grupo de policías, mientras esa misma noche dos elementos policiacos eran balaceados y muertos tras persecución, solos, en Zacatepec.

LO QUE en otras palabras habría dicho el Ejecutivo a través del siempre cortés secretario de Gobierno Matías Quiroz es que para arreglar la crisis en la UAEM no se necesita al rector Alejandro Vera.

Alias, Alejandro puede seguir cumpliendo la agenda particular de Javier Sicilia, mientras el Consejo Universitario pone altura de miras y atiende la urgente necesidad de ver por el bien de todos los universitarios.

Se ve difícil, pues prescindir del rector sería desconocer su símbolo (que no la máxima autoridad), cosa que en el orgullo universitario no parece entrar, y negarse al diálogo sería mala sentencia para la UAEM.

COMO SI no hubiera esperado muchos meses, años incluso, el tan cacareado rescate financiero para los ayuntamientos de Morelos habrá de esperar un poquito, por más que proliferen las buenas intenciones.

Que se den de santos dos-tres gobiernos municipales para que el gobierno federal no reduzca los dineros que manda, porque han de saber que entre el 80 y 90% del presupuesto local depende del centro.

O sea, si se quiere una real recuperación municipal, ésta tendrá que ser con base en ahorro del gasto corriente, incremento en la captación fiscal, no pedir más lana a los bancos y hacer un serio recorte de uñas.

POR CIERTO, poco a poco se esfuma la posibilidad de que muchos proveedores de gobiernos municipales cobren lo que les quedaron a deber los anteriores alcaldes, y con ello otra fase de crisis municipal.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19