compartir en:

PELIGROSO SI es legítima la firma de Cuauhtémoc Blanco en un contrato de 7 millones de pesos para trabajar como candidato del PSD a la presidencia municipal de Cuernavaca; si es falsa, tampoco la libra.

Alias, tal vez hacia el viernes, y más probablemente al inicio de la próxima semana se tengan novedades sobre las primera indagatorias del Instituto Nacional Electoral y la Fiscalía del Estado sobre el caso.

Como sea, de antemano ya está saliendo raspado el alcalde capitalino, y puede ser peor si sus aliados Julio y Roberto Yáñez, y el líder del partido Eduardo Bordonave sostienen su palabra con pruebas firmes.

EN CASO de ser legítima la firma de Cuauhtémoc en el contrato de los 7 millones de pesos, algunos --que dicen que saben-- dicen que podría costarle el cargo de presidente municipal, en estricto apego a Derecho.

En estricto apego a Política, en cambio, difícilmente será removido de la alcaldía el ex futbolista profesional, no tanto por su famoso nombre sino porque la administración podría desestabilizarse más de lo que está.

Si la firma es falsa viene otro problema, cuál firma es la buena del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, pues hay una amplia variedad de signos entre los de futbolista y entre los de pantalón largo.  

UN DATO: la firma de Cuauhtémoc en el contrato de arrendatario de una casa es diferente a la del contrato de los 7 millones, también de algunas que ha utilizado como presidente municipal y como ídolo.

Una revisión preliminar de las supuestas firmas del alcalde muestra que en el contrato de vivienda con el que justificó su residencia para ser electo como alcalde, es diferente a la del contrato multimillonario.

Alias, Blanco Bravo podrá aferrarse a que él no firmó ningún papel para embolsarse los 7 millones, va a estar en chino demostrarle lo contrario y quedará la idea de que el falsificador es su más allegado.

JOSÉ MANUEL Sanz se perfila con autor intelectual y material del lío en que está su protegido Cuauhtémoc Blanco, sin embargo por igual llegar a la demostración irrefutable acabaría por ser muy complicado.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19