compartir en:

SI QUEDARA duda del lugar que le toca a Ramón Castro, ayer se lo recordó el presidente del Congreso de Morelos, Francisco Moreno: “Yo permanezco en mi curul; que el Obispo permanezca en su púlpito”.

Sólo por si las diabólicas tentaciones, pues desde que la Secretaría de Gobernación federal le habló quedito al nacido en Jalisco, ya no se deja ver con el rector Vera, el artista Sicilia, etc. Ahora es intramuros…

AUNQUE SU “cuartito de guerra” le haya aconsejado esconder la cara al fuego, el rector de la UAEM ha logrado la nada fácil tarea de unificar a los diputados… en su contra, y ayer se lo arrimaron, a la distancia.

De once partidos, el Ejecutivo y el Judicial como testigo, se estiraron los dedos flamígeros hacia Alejandro Vera, adicionado el riesgo de que los sindicatos universitarios no vean quien la hizo sin quien les pagará.

VAYA TAREA la que se volvieron a imponer dos-tres profes y algunas decenas de seguidores de llamado Movimiento Magisterial de Bases: caminar la avenida Morelos Sur, de Chipitlán al centro; nada fácil…

Lo bueno, si no logran reinstalar a una veintena de profes que rehuyeron la evaluación, al menos hacen pierna. Cada vez menos, al bloquear el paso a conductores, a cada uno le tocan más recordatorios familiares.

LO QUE el PRI-Morelos perdió en la cancha, ahora quiere ganarlo en la mesa, si hasta parece exigir con la voz oficial del Estado Azteca “¡Cambio del equipo Cuernavaca, sale Cuauhtémoc Blanco; entra…!”.

El árbitro no ha dicho que el alcalde cometió falta en un contrato para jugar por la alcaldía capitalina, pero la dirigencia tricolor (de nómina, no de hechos), patea al “Cuauh” como aquel trinitario Ancil Elcock.

MANDÓ DECIR el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que “la violencia no es el camino”, en el caso Apatlaco, por el acueducto para la termoeléctrica… ¡y cómo no, hubo 4 polis lesionados!

Ya ni la atrasan los uniformados, ¡cómo es que se ponen en el camino de las pedradas! Nada, nada, en realidad hubo rocazos de ida y vuelta, así que no se vale santificar a los quejosos y satanizar a los policías.

Por: [email protected] / Twitter: @ezapata19