CUANDO el rector Alejandro Vera, de la UAEM, declaró públicamente que no buscaba tumbar al gobernador Graco Ramírez, luego de decir en otro foro que sí tenía ese fin, afloró una de varias contradicciones.

En sus afanes políticos, Vera Jiménez no mostró pudor alguno al abrir los brazos a Rabindranath Salazar, el senador que cuando fue alcalde de Jiutepec armó un juicio para no entregar el impuesto Pro UAEM.

Al líder de la UAEM también le falta memoria o tiene cara muy dura como para luchar de la mano de líderes “ruteros” que se oponen a dar descuento a los estudiantes; le falta decir que rechaza las uniones gay.

EXCEPTO enero, el reciente julio ha sido el segundo mes menos violento en lo que va del año en Morelos, mientras en los reportes de corte nacional llama la atención que en otros estados hay repunte.

En la entidad, mayo tuvo el índice más alto, con 4 mil 181 casos de diversos delitos, lo que en acumulado anual coloca a la tierra tlahuica en lugar 13º., que tampoco es motivo para echar campanas a vuelo…

El punto es que por encima de este comportamiento del crimen, está el uso para fines de corte político de quienes optan por destacar 10 o 20 casos para justificar que hay crisis, ingobernabilidad, estado fallido y más.

MIENTRAS lesionan a casi todos los mexicanos los casos criminales, especialmente homicidio doloso, secuestro y extorsión, en el plano político-partidista se prolonga la polémica sobre Mando Único o Mixto.

Revuelto el tema, en Morelos está en vigor con un gobierno emanado del PRD y recelo del PRI; pero a nivel federal lo impulsó el máximo priista y presidente nacional, con actores perredistas que ponen trabas.

Más incierto aún, el PAN nacional propuso el modelo Mando Mixto, un parche a lo visto en tiempos de Felipe Calderón, y a nivel local se suman otros partidos con tal de jugar las contras al gobierno en turno.

NO hay bases medianamente sólidas para suponer que el cambio a Mando Mixto, como estrategia anti crimen, permitirá el ansiado nivel “0 delitos”, pero sirve a la maniobra “quítate tú, para que me ponga yo”.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19