“¡LLEGARÉ hasta el final!”, no menos y sí más, dijo desde República de Chile el presbítero tabasqueño Luis Felipe Izquierdo Cundafe sobre su demanda contra el hoy obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.

Convertido en veterocatólico y avecindado en el pueblo sudamericano de Puerto Montt, el padre Luis Felipe estima que su caso se alargó por un juego de poderes, pero no pierde la fe en la justicia del hombre.

El obispo Castro está acusado en la Procuraduría estatal de Campeche por encubrir el caso de violación a un menor, un asunto que en lo religioso se ha minimizado también en México y en la Santa Sede…

POR cierto, empiezan a multiplicarse los videos donde el Obispo Castro dice una y otra vez que es inocente, que él no organizó el aquelarre para marchar el próximo martes 16 en contra del gobierno estatal.

El religioso está muy ocupado en darle tono religioso a lo que, obvio, tiene girones políticos por donde se le vea. Se empeña en decir que bi es un pecado prestar la casa del Señor para un aquelarre de políticos.

Como dijo el padre Luis, el juego de la victimización es común en estos casos, lo cual podría acomodarse aquí en que Ramón Castro se siente víctima de una campaña; hasta parece copiarle al rector Alejandro Vera?

¿Y en verdad el obispo Castro y el rector Vera están en plan de “¡Hasta la victoria, camaradas!”, por los más desvalidos de la sociedad morelense, como dicen que dicen? Ojalá así estuvieran de desvalidos todos:

Veamos, el líder rutero Dagoberto Rivera Jaimes, que fue otra de las voces cantantes en el aquelarre de Catedral de hace unos días, tiene dos concesiones reconocidas y al menos 8 indirectas que le acreditan.

Ahora sí que fregado, lo que se dice fregado, no está, si se estima que cada concesión se puede vender en el mercado negro en más de un millón de pesos, aparte de lo que cuestan las carcachas que adueñan.

DE remate sobre los “pobres grupos” que pastorea el rector y secunda el obispo -o viceversa-: ¿los 26 casos de investigación criminal contra el mismo Dagoberto sugieren un hombre probo? Insistirán ¡es represión! ¡Bah!

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...