compartir en:

ANTE los jaloneos entre el movimiento Antorcha Campesina y las autoridades de desarrollo agropecuario de Morelos, nada mejor que conocida la versión de los primeros, aporten claridad los segundos.

A saber, el argumento o pretexto principal de los antorchistas para bloquear las calles céntricas de Cuernavaca es una supuesta mala calidad de la sustancia para abonar sus campos de cultivo, pero…

La autoridad ha demorado en aclarar si entregó tierra en lugar de fertilizante o si el conflicto es porque no les cumplió con una marca en específico. De ser esto último, quedaría claro que hay otros intereses.

ESTÁ más que demostrado que los concesionarios del transporte de “rutas” prestan un pésimo servicio y que el plan de mejorarlo abre la probabilidad de que ellos participen, pero también ponen pretextos.

¿A qué viene tanto rechazo, que hasta toman las calles y arremeten contra cualquier otra voz que no sea la propia? Sencillo, es probable que algunos, líderes principalmente, pierdan los privilegios del ayer.

Como en todo negocio, se impone la inversión para tener mejores utilidades, pero no, prefieren el modelo viejo de sacar la cuenta mal sirviendo al usuario. Hay evasión fiscal, no IMSS, no higiene, etc…

LOS que también evidencian inocencia o perversidad son los líderes de Morena-Morelos, pues quieren quitarle la representación partidista a su único diputado local porque no se alinea a la liturgia de ir contra todo.

Inocentes, porque a casi ya uno año de debutar en el Congreso, ya se percataron de que su legislador Manuel Nava no ha dado color, cosa que fue evidente desde el primer posicionamiento ante la sociedad.

El ministro morelense del mesías López Obrador, como parlamentario, se ha mostrado muy ‘apenitas’, peor aún que su fortaleza de uno contra el mundo no le ayuda. Ahora lo quieren sacrificar por traidor…

QUIZÁ ya la venía venir el prelado Ramón Castro cuando dijo que se bajaba de la tarima principal en eso de politizar asuntos de creencias; se le acusa de intromisión en la cosa política. Para la ley de los hombres.

Por: [email protected] /  Twitter: @ezapata19