¿Y LOS derechos de miles de personas que ayer resultaron afectadas por las marchas y bloqueos de calles por parte de la organización Antorcha Campesina en exigencia de terrenos, semillas, escuelas…?

La discusión sobre la validez de este tipo de manifestaciones se centra exclusivamente en el derecho a la manifestación pública, pero nadie o casi nadie aborda los derechos de quienes son afectados colaterales.

Tal vez alguna asociación de abogados, diputado o defensor de los derechos humanos podría decir algo sobre el concepto del “ejercicio abusivo del derecho”, que no es ilusión, está en los libros de la materia.

A DIFERENCIA de otras marchas, la de ayer de antorchistas es la más clara evidencia de esos grupos que crecieron al amparo de sus padres en el gobierno, pero que hace unos 16 años han vivido en la orfandad.

De la mano del PRI, antorchos y grupos transportistas habían cobrado los beneficios por el trabajo hecho en procesos electorales, pero cuando el tricolor dejó de ser gobierno se quedaron sin más ventajas.

Hoy que su benefactor no está en condiciones de mantener las sucias relaciones, utilizan como razón la presión, la amenaza y en última fase la acción desestabilizadora, exigiendo derechos mientras pisotean otros.

EMPIEZA A caerle la noche a la administración del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), porque más allá de los jaloneos políticos en torno, los resultados siguen siendo negativos.

Contacto Cuernavaca comenta acá entre nos que en los movimientos que se preparan dentro de la administración municipal también está contemplada la remoción del director de aquel organismo público.

El meollo del asunto ya no es tanto si Alessandro Innocenzi es culpable de tales o cuales compañías y presuntas irregularidades en el manejo de recursos, sino sencillamente que la calidad del servicio no mejora.

POR CIERTO, de película las acciones de espionaje, contraespionaje y re-con-tra-es-pio-na-je en el gobierno municipal de Cuernavaca, que no abonan mucho a lo que la ciudadanía más necesita, pero divierten…

 

Por E. Zapata /  [email protected] / Twitter: @ezapata19