compartir en:

A OJO de buen cubero, suena muy tirado de los pelos el plan de que los gobiernos estatales tomen el manejo de los sistemas de agua potable municipales que, pegados a los ayuntamientos, están secos.

 

Pero cuando se conoce que tan sólo una cuarta parte de los sistemas de agua del país, o sea unos 500 tienen deudas por más de 12 mil millones de pesos y prestan un servicio de tercera, la visión cambia.

 

La Asociación Mexicana de Hidráulica, que recién sesionó en Morelos, puso en la llaga el dedo untado de limón, y estando ahogados sin un remedio visible, tal vez valdría tomar más en serio el plan de avanzada.

 

YA METIDOS en eso de los asuntos de avanzada (ni tanto), ahí está la propuesta del diputado priista Mario Chávez de reducir el número de diputados, con lo que se haría un ahorro considerable al erario estatal.

 

De cierto, la iniciativa de Chávez no es nueva, el presidente panista Felipe Calderón la había encomendado a “San Lázaro”, pero es obvio que siendo cancha de los diputados, la echaron al cajón del olvido.

 

Alias, tanto la idea de enviar el manejo del agua potable al gobierno estatal, como la de reducir diputados, están dotadas de muy buenas intenciones, pero en la práctica parecen poco viables… por intereses.

 

EN MÁS de las ideas de vanguardia, la del Morebús y el proyecto de Uber, para crear un servicio de transporte más eficiente en Morelos, se enfrentan al añejo corporativismo que se resiste a perder privilegios.

 

Hasta hace poco, los concesionarios del transporte público, que más bien se han sentido dueños de lo que no es otra cosa que un permiso de la autoridad, pedían las perlas de la virgen porque no salen las cuentas.

 

Como aquella tamalera que lo que cala no vender mucho sino que se le ponga otra tamalera enfrente, ahora dos-tres caciques de transporte no aguantan el sofocón ante el riesgo de tener una real competencia.

 

DE REMATE, la remodelación del centro de Cuernavaca, como acción tendiente a un mejor espacio de convivencia y atractivo turístico, no está exento de damnificados políticos o personalistas. ¡Qué se quiere, pues!

 

[email protected]

Twitter: @ezapata19