EL BAJÓN de la UAEM del sitio 24 al 33 (nueve posiciones), en el ranking de las mejores universidades de México en el primer semestre de 2016 coincide con la entrega del rector Alejandro Vera a la política y activismo.

Relegando a segundo o tercer término el trabajo académico, la rectoría universitaria morelense más bien levanta el puño en señal de combate con mensajes de guerra política, jurídica y de movilizaciones callejeras.

El escudo: la autonomía universitaria, llevada a contrarrestar no tanto la libertad de cátedra y espacio de generación de ideas, sino a no rendir cuentas de una administración con presumibles irregularidades.

EN EL mismo nombre de la educación, donde también se comete otro tipo de abusos es en las manifestaciones de la disidencia magisterial, con argumentos tan débiles como el del supuesto cobro de los libros.

Para justificar su lucha informan a la ciudadanía: “Como consecuencia de la aplicación de esta Reforma, a partir del próximo ciclo escolar (…) les cobrarán los libros de texto, desde preescolar hasta secundaria”.

Las versiones de que a cada marcha se suman padres de familia a su causa, en todo caso parece alentada en información imprecisa sobre el cobro de las ya eternas cuotas “voluntarias a fuerza” ilegales a toda luz.

DE TODOS es sabido que no habrá de condicionarse la entrega de las boletas de calificaciones ni las inscripciones a la cooperación para el mantenimiento de los inmuebles y muebles, pero el tema sirve a la causa:

A la satanizada Reforma Educativa también se le cuelga el cobro de las cuotas “voluntarias a fuerza”, acomodándolo como evidencia de que “se va a privatizar la educación en México”, siendo esto de otro ámbito.

De cierto, directivos escolares y asociaciones de padres de familia se hacen flaco favor al no detener esa práctica, pues así dejan abierta la puerta a que autoridad incumpla la obligación de mantener las escuelas.

PARA BIEN y mal de muchos estudiantes ha concluido el ciclo escolar, porque ya descansan y porque el grado de aprovechamiento en su preparación va mermado, aunque los efectos no se vean al momento.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19