compartir en:

EN OTRO discurso que se acerca más al radicalismo lopezobradorista de “¡Al diablo con sus instituciones!” del partido Morena, el rector Alejandro Vera vuelve a inquietar a la comunidad de la UAEM para mantener sus privilegios. ¿Alguien pagó la membresía?

Sin más que su palabra, acusa públicamente a los poderes Ejecutivo y Legislativo de Morelos de un complot, perverso porque este último lleva a cabo acciones jurídico-legislativas para que rinda cuentas claras.

A Vera Jiménez le preocupa la probabilidad de que un contralor no puesto por la misma cúpula de la UAEM, revise cómo se reparten ahí, por ejemplo, los 1,610 millones de pesos del presupuesto para este año.

EN LA mañana de ayer llamó la atención la postura de Andrés Manuel López Obrador respecto de las traídas y llevadas alianzas partidistas hacia las elecciones de 2018; no está cerrado a juntarse con el PRD.

No amoroso, como otrora, pero sí conciliador de palabra, le pierde el asco a un frente de izquierdas, condicionado, pero al fin probable; no cree en la Instituto Nacional Electoral y ya se vio en la Presidencia nacional.

AMLO se reserva, empero, el derecho a ser él y nadie más que él quien encabece la candidatura, de lo contrario no va. Es obvio el tono en busca de más simpatías que, al mismo tiempo, acarrearían desencantos.  

LAS POSTURAS del “Mesías de Macuspana” López Obrador y la de Ricardo Anaya, el “Chico Maravilla” del PAN, no corresponden a las de sus sucursales en Morelos que satanizan ir “ayuntados” con algún otro.

Será interesante ver, en caso de que morenos, azules y amarillos del centro se sienten a dialogar, cómo puede cambiar el discurso de sus liderazgos tlahuicas, que no acaban de sopesar los tiempos que se viven.

Solo como un ejercicio de futurismo lúdico, de ir juntos PAN y PRD, Morena y PRD o los tres juntos, con los partidos de la chiquillada negociando su anexión, ¿cómo sería la definición del candidote?

EN LAS tripas del PRI nacional hizo ruido la forma “autoritaria” en que llega a su presidencia Enrique Ochoa. ¿No será que la falta de decisiones así hayan causado los descalabros, tipo Duarte y otros?

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19