compartir en:

ES OBVIO que “No están todos los (profesores) que son, ni son todos (profesores) los que están” en el último bloque de marchas y plantones en Morelos, con pancartas contra la Reforma Educativa.

No es casual la nueva frecuencia y forma en que se dan las movilizaciones tras la adherencia de Andrés Manuel López Obrador a las acciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Entre los manifestantes, la edad, el uso de tapaboca y bota industrial, y otros signos, no hay total correspondencia a figura del profesor que suele estar frente a grupo; alias, “… no son todos los que están”.

“NO ESTÁN todos los que son” en las marchas, porque quienes suelen reprobar la Reforma Educativa en Morelos no se aproximan al registro de unos 25 mil 600 profesores, incluidos los “maestros” de tapaboca.

Si el gremio magisterial ya estaba infiltrado por intereses de partido político, ahora más que nunca está penetrado en su ala radical, misma en la que se mimetizan arranques irracionales de la izquierda virulenta.

Hasta antes de la alternancia en el gobierno estatal, los exabruptos del magisterio eran contados; después ha sido más recurrente, hasta estos tiempos casi de una día sí y al otro también hay bloque de calles y plazas.

AL “MESÍAS de Macuspana” se le antojó el viaje de los profesores de la CNTE y se montó en el movimiento, justo cuando mantiene en vigor la “afiliación” de quien guste jalar a su ritmo y en su dirección particular.

En medio de todos estos jaloneos por intereses de grupo hay una grosera desatención el elemento más importante y que representa la razón de ser y actuar del trabajador del magisterio: los estudiantes.

Está claro que al “ayuntarse” en las líneas de López Obrador y de la CNTE, lo que interesa más son proyectos políticos y sus canonjías laborales, respectivamente, y el alumno viene a servirles de rehén.

Y COMO si la educación no fuera rehén suficiente, pisotean el derecho de circular de conductores de vehículos y peatones, e intentan justificar el pisoteo del derecho ajeno, enarbolando el suyo de protestar. Perverso.

 

Por E. Zapata  / [email protected] /  Twitter: @ezapata19