compartir en:

LO QUE pondera el PAN en el Congreso de la Unión, y aquí repite por línea su símil local, es que en materia de seguridad pública se vuelva al pasado, al tiempo en que el presidente Calderón “guerreó” vs el narco.

En oposición al modelo de Mando Único impulsado por el presidente priista Enrique Peña y adelantado en Morelos por el gobernador perredista Graco Ramírez, los panistas sacaron la versión ‘descafeinada’.

Tachados los resultados del Mando Único en Morelos por los azules, en sus argumentos para un Mando Mixto no se ven elementos para esperar un mejor panorama, sino más bien el privilegio de la lucha partidista.

EL ESQUEMA de Mando Mixto policiaco es acorde a su nombre en lo de tener mandos federal, estatales y municipales, y solo en caso extremo de delincuencia los ejecutivos estatales tomen el control municipal.

Pan con lo mismo: el inciso séptimo del Artículo 115 de la Constitución federal vigente prevé -no es nuevo- la supremacía del gobierno estatal en municipios en caso de fuerza mayor y alteración grave del orden.

¿No son acaso los opositores azules al gobierno morelense quienes ven a Morelos en el infierno de la inseguridad? Bajo esta visión, el Mando Único está más que justificado… o tal vez la situación no es dantesca.

EL POLICÍA de proximidad, en la figura del Mando Mixto, también se cacarea como solución. Raya en la inocentada creer que un policía en su barrio estará blindado ante la añeja regla de “¿Plata o plomo?”.

Y vuelve a colación la experiencia del hoy diputado y ex alcalde panista de Ciudad Ayala, José Manuel Tablas Pimentel, que siendo el mando máximo de la policía municipal no se quitaba de encima a los mañosos.

Tiempo atrás, 2009, Liborio Román ‘El Tormentoso’ Cruz Mejía, también panista, alertaba infiltración de los malosos en diputaciones y alcaldías; pero no era tiempo de incendiar gobierno, no eran oposición.

EN RUTA de Mando Mixto, rescatable pero complejo, que la decisión de mando estatal o mando municipal esté sujeta a un cuerpo técnico externo. La bronca: ¿ese cuerpo estará ‘de facto’ sobre el poder ‘de jure’?

Por E. Zapata  /  [email protected] /  Twitter: @ezapata19