compartir en:

EL GRAN ojo, que todo lo ve, poco a poco deja de ser ficción para volverse una “temible” realidad en Morelos; aunque, para los fines que persigue, buena parte todavía debe hacerse a mano, a la antigüita, pues.

La primera muestra del Gran Ojo en Morelos son las videocámaras de vigilancia conectadas al C5 que, casi imperceptibles para mucha gente, en número creciente van captando a malandrines y otros mal portados.

El siguiente objetivo son los conductores de vehículos que contaminan el medio ambiente, los que en teoría dentro de 11 días podrían ser captados y multados sin necesidad de que un policía los deba detener.

SE ANOTA que a partir del 1 de julio (en teoría) los automotores contaminantes podrán ser sancionados gracias a otro tipo de Gran Ojo, o sea, sensores de gases y fotografía a los vehículos que echen humo.

Lo anterior será en la CDMX con los apenas cuatro sofisticados equipos tipo ‘fotomulta’ que tienen, pero en Morelos todavía tardaría un buen rato más, porque los ayuntamientos ni a multas de a pie han llegado.

El Gran Ojo contra los humeantes, según la nueva Norma Emergente de Verificación Vehicular, será aparte de Verificentro y estará en calles muy transitadas, con bases de equipos, como las del “alcoholímetro”.

POR CIERTO, no será extraño que en un futuro no lejano pueda funcionar un sistema tipo Gran Ojo para detectar a las personas que conducen vehículos automotores en mediano o completo estado etílico.

En tanto, ahí tienen el programa “alcoholímetro” practicado a la antigüita el reciente fin de semana en Temixco, con un puñado de policías, flotilla de patrullas y grúas dándose gusto con los borrachines.

La ausencia del multicitado Gran Ojo (tecnología) en estos casos, no solo es selectivo a una zona, como recién fue en la vía que conduce a la Central de Abasto de Zapata, sino que es arca abierta a la corrupción.

EL AVANCE de la “temible” tecnología en Morelos en la lucha contra el crimen, los envenenadores del medio ambiente y los conductores alcoholizados, sin embargo, todavía tiene mucho camino por recorrer. Sea

Por E. Zapata /  [email protected]  /  Twitter: @ezapata19