A través de redes sociales Pam y Dave Zaring, compartieron la extraña y divertida sesión de fotos que le encargaron a una “fotógrafa profesional”.

El pasado mes de marzo del 2017,  la familia del estado de Misuri, pagaron 250 dólares para que fueran retratos al igual que a sus hijos y la madre de Dave.

Meses después, la fotógrafa envió las fotos editadas a los esposos, pero al recibirlas no eran lo que esperaban. “No es una broma. Le pagamos 250 dólares por una sesión de fotos familiar a una fotógrafa que afirmaba ser una profesional”, escribió Pam en su cuenta de Facebook.

“Por favor, miren las fotografías que nos entregó… Ella dijo que las sombras eran realmente un problema aquel día hermoso, despejado y soleado, y que su profesor nunca le enseñó a retocar las fotos. ¡No me he reído tanto en años!”.