compartir en:

Al ser molestado por el hombre, el oso enfureció y lo arrastró al interior del recinto, dejándolo inconsciente antes de arrancarle la carne con los dientes.

Un hombre es atacado brutalmente por un oso, luego de molestarlo colgando comida en sus mandíbulas. 

En el templo en la provincia rural de Phetchabun en Tailandia, Naiphum Promratee colgó tazones de arroz en el recinto del animal con la ayuda de una cuerda.

El oso enfureció y arrastró al hombre de 36 años al interior del recinto, dejándolo inconsciente antes de arrancarle la carne con los dientes.

Los espectadores intentaron asustar al oso para que soltara a Promratee, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Uno de los miembros del grupo entró corriendo al recinto y golpeó al oso en su jaula con un palo.

Cabe señalar que un día antes del ataque, el principal abad del templo de Wat Luang Phor Lamai dijo que algunas de las criaturas estaban "hambrientas" porque no les daban suficiente comida.