El territorio que hoy ocupa el estado de Morelos está enclavado en una región en la que durante siglos ha predominado la lengua náhuatl.
Después de la Revolución de 1910 el Gobierno mexicano impulsó un nacionalismo monocultural basado en las teorías de José Vasconcelos, quien aspiraba al auge de la raza de bronce, que proponía la integración de las más de 364 naciones originarias que componen México en un solo proyecto nacional, que excluyera las diferencias culturales y sometiera a los pueblos a una sola cultura y estableciera como lengua oficial el castellano.
Desde esa perspectiva, el vasconcelismo significaba integrar a las comunidades indígenas a un proyecto monoétnico y mononacional, es decir, no se les daba oportunidad de mayor desarrollo a las diversas formas culturales existentes; al contrario, se corrió el riesgo de eliminar sus lenguas y tradiciones.
La Secretaría de Educación Pública se convirtió en un espacio institucional cuyo objetivo era absorber a los pueblos e integrarlos, eliminando así todo lo que giraba alrededor de sus costumbres y tradiciones.  
En 2012 un grupo de jóvenes hablantes del náhuatl, impulsados por Francesco Taboada Tabone, comenzaron a organizarse con el objetivo de discutir el futuro de la lengua madre de Morelos que se encontraban en franco desplazamiento y en en proceso de extinción.
¡Basado en un estudio de campo realizado en las comunidades originarias, Taboada Tabone propuso al gobierno el Programa de recuperación de la lengua náhuatl, que ha operado de 2012 a la fecha. Francesco también fue impulsor y responsable de la creación de los primeros municipios indígenas: Hueyapan, Tetelcingo, Xoxocotla y Coatetelco. Hoy, se puede decir que se ha avanzado en Morelos para estimular la revitalización lingüística y el restablecimiento de los derechos políticos y culturales de los pueblos originarios.
Taboada Tabone es morelense, cineasta especializado en el género documental. A través de sus filmes ha expuesto la cultura de los pueblos originarios de México. Se interesó en estudiar una metodología de investigación para conocer a profundidad los elementos culturales alrededor de cada una de las comunidades morelenses y en el 2012 se tituló en la UNAM como Maestro en Estudios Mesoamericanos.
En entrevista, Taboada sostiene que los indígenas a nivel legal sí están incluidos en la Constitución, pero en la práctica no. Reitera que hemos heredado un régimen que trata de integrar a los pueblos originarios a “un sistema controlado por una sociedad dominante que no estimula de manera contundente el respeto a la diversidad cultural”. Afortunadamente en los últimos cinco años se ha logrado posicionar el tema en las instituciones y en medios de comunicación a través de un noticiero en náhuatl, una serie radiofónica, el proyecto de señalética y paisaje lingüístico, la producción de materiales didácticos y literarios en lengua mexicana y el Programa de recuperación de la lengua náhuatl; en el 2012 un grupo semilla inició con 60 alumnos, hoy y con gran éxito ya hay más de 7 mil 500 personas de todos los estratos sociales beneficiándose con el aprendizaje de esta lengua viva y su amplia literatura.    
El proyecto por la municipalización también fue una tarea de años que efectivamente se inició con el grito de tierra y libertad de Emiliano Zapata. En 1994, el EZLN marcó un parteaguas en la historia del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, la insurrección popular en el sureste de México se dio en un momento clave, ya que la sociedad mexicana volteó a ver a los pueblos mayenses que se levantaban en armas para despertar en la sociedad conciencia de su existencia y abrirse un espacio para ser considerados en tareas políticas y sociales.
Gracias a una política incluyente con respecto a la diversidad cultural, actualmente, en el estado de Morelos, los primeros municipios indígenas avanzan para consolidar su autonomía.
Muchos países nos llevan ventaja, por ejemplo, en la India existen periódicos que se leen en 14 lenguas originarias oficiales, lo mismo sucede en otros países asiáticos. En Europa el plurilingüismo es una política estimulada desde el gobierno, en Suiza desde hace décadas y más recientemente impulsada en España, Irlanda, Francia y Gran Bretaña, países donde la lenguas locales como el catalán, el euskera, el gallego, el gaélico, el bretón y otras, conviven con el castellano, el inglés y el francés.
En México aún se deben romper paradigmas sociales y enormes frenos burocráticos en la SEP para lograr la enseñanza de las lenguas nacionales en la educación formal. Lo mismo sucede con expresiones artísticas y artesanales propias de los pueblos, que la institución ha demeritado, cuando la transmisión generacional ha sido un legado de siglos, un honor para los que continúan esa enseñanza que se hereda de padres a hijos.
El turismo cultural se fascina con lo que tenemos. La artesanía se ha convertido en un elemento que produce economía; sin embargo, hay piezas, autores y pueblos que deberían contar con mayor estímulo y reconocimiento. Morelos ya empezó con este camino, el Museo Morelense de Arte Popular, MMAPO, es un ejemplo, pues en este recinto los creadores tienen un espacio, un derecho y una firma como autores de sus creaciones.
La pregunta que dejo abierta es: ¿El trabajo realizado en estos últimos 5 años y la cooperación que hubo entre gobierno y comunidades, continuará? El 2019 se espera como un sueño, como una nueva etapa de autonomía con la creación de estos 4 municipios indígenas: Hueyapan, Tetelcingo, Xoxocotla y Coatetelco. ¿Recuperarán la potestad de su tierra sin sentirse extranjeros en ella y de manera independiente tomarán decisiones para conseguir un desarrollo culturalmente sustentable?
Sería muy bueno escuchar  el grito de “Tierra y Libertad”, pero ya como una victoria permanente, esa que vienen practicando y defendiendo desde hace más de tres mil años los grupos originarios.

Por: Paula Roca / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...