AHORA: Para la Presidencia de la República ya iniciaron las precampañas por los aspirantes a candidatos de partidos y coaliciones,  y por los independientes para lograr reunir los apoyos para lograr ser registrados como candidatos es interesante observar la relación entre territorio, población y electores.
La primera observación es sobre si los candidatos independientes están recurriendo a los ciudadanos del padrón electoral sin importar si votan o se abstienen. Por no haber antecedentes supongamos que en congruencia a su postura “ciudadana” solicitan el apoyo de todo ciudadano con credencial de elector vigente.
Una segunda observación es si los precandidatos de los partidos realmente necesitan una precampaña con los militantes y cuadros de sus partidos, o es un simple recorrido territorial, un mero formulismo para una candidatura ya decidida. Por en el nivel de la competencia interna, habría que señalar que las candidaturas de los aspirantes José Antonio Meade Kuribreña, Ricardo Anaya Cortés y Andrés Manuel López Obrador, no depende de lo exitosa que sea su precampaña.
Observamos entre los independientes una brecha muy amplia entre el número de apoyos obtenidos por Jaime Rodríguez (605 mil) y Margarita Zavala (359) respecto a los demás (111 mil el siguiente), y en cuanto a la dispersión territorial que requieren han cubierto 5, 4 y 1 Estado respectivamente.
Se presentan tres coaliciones PAN/PRD/MC, PRI/PVEM/PANAL, y MORENA/PES/PT. Ningún partido competirá solo y por lo tanto no hay antecedentes determinantes de la votación esperada para el 1 de julio de 2018.
Es la estrategia de cada uno de los aspirantes, la que ha determinado sus recorridos territoriales en busca de mejorar su posición ante el posible votante. La aritmética del voto es de difícil análisis más allá de concluir que es una elección básicamente a tercios.
AYER: En las últimas elecciones presidenciales, 10 Estados se ganaron por los candidatos triunfadores con una gran diferencia entre él y sus competidores: Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chihuahua, Colima, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora y Yucatán. En ellos Fox alcanzó 4.5 millones de votos, Calderón 4.7, y Peña Nieto 4.8.
Otros territorios como Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Chiapas y Nuevo León producen más de 2 millones de votos cada uno (Morelos 856 mil), pero en ellos la votación se distribuyó sin dar una ventaja tan amplia como en los 10 anteriores.
Las encuestas muestran una intención de voto por el PRI del 20 al 25 por ciento, la coalición era obligada para alcanzar el nivel de tercio necesario para ganar la elección, es además, una alianza electoral ya probada.
Las nuevas coaliciones nacionales se producen con resistencias al interior de los partidos que las conforman, la votación probará su eficacia a nivel nacional, en el pasado la del PAN con PRD produjo triunfos a nivel estatal.
FUTURO: Una mayor competitividad de Movimiento Ciudadano en Jalisco puede afectar la orientación del voto en el agrupamiento de los 10 Estados y junto con la compensación del voto entre PAN y PRD, generar una presencia nacional mayor para su coalición. La coalición PRI, PVEM y PANAL, única que tiene antecedentes en elecciones pasadas a nivel nacional (dos segundos lugares y una victoria) es competitiva. La aceptación que las encuestas muestran de la candidatura de López Obrador hace puntera para 2018 a la alianza MORENA, PES y PT.
Si en las precampañas y campañas se decanta el voto como en las últimas elecciones, de las tres coaliciones la disputa se dará entre dos, en mi opinión la de MORENA, PES y PT contra PRI, PVEM y PANAL.
Esperemos una alta participación que otorgue al ganador una legitimidad que le permita conformar un gobierno sólido y funcional.

Por: Carlos Riva Palacio Than /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...