compartir en:

México no está como está por falta de propuestas, sino porque quienes están en el poder se benefician de la situación y no hay quien les ponga un alto ya que, por lo general, los ciudadanos estamos dispersos y desmovilizados.
 Sin embargo, hay momentos cuando la gente está tan enojada que sale a las calles y se manifiesta por todos los medios. Es ahí cuando se abre una oportunidad para lograr  transformaciones que aumenten el poder de la ciudadanía y disminuyan el de los poderosos.
Todo indica que estamos en una de esas coyunturas gloriosas. La gente está furiosa por el incremento de la gasolina y los excesos de la clase política. Ahora falta que esa indignación se traduzca en algo útil para el país y no se quede únicamente en una catarsis.
Pedro Kumamoto, diputado independiente de Jalisco, ha hecho una propuesta para  que la clase política nos cueste menos dinero y tenga que trabajar más duro: cambiar la fórmula de financiamiento de los partidos políticos. En palabras de Kumamoto:
“Hoy la fórmula con la que se genera la bolsa de recursos públicos se construye multiplicando el 65% del salario mínimo por el número de personas en el padrón electoral. Es decir, $45.5 por todas aquellas que hayan tramitado su identificación oficial. Sin embargo, este mecanismo es injusto y perverso, pues en la elección pasada participó sólo el 48% de ese padrón y de quienes sí fueron a votar, el 4% decidió protestar mediante la anulación de su voto.”
 “Por eso, nosotros hemos propuesto modificar la fórmula y cambiar de que la multiplicación utilice el padrón a que sea la votación válida emitida, es decir todos los votos que se otorgan en una elección descontando los nulos y los de candidatos no registrados.”
“Esta nueva fórmula incentivaría que los partidos busquen una mayor participación electoral de los ciudadanos. Esto porque entre mayor sea la participación en las urnas, mayor cantidad de recursos recibirán los partidos. Este tema es central, pues en nuestro actual sistema electoral no hay ningún tipo de restricción o castigo si en una elección no participa la mayoría de los electores. Hemos llegado a las ridículas cifras como el 25% o 30% de participación en estados como Baja California o Chihuahua. Y lejos de ver alguna tendencia que demuestre que los partidos han entendido, nos encontramos con elecciones llenas de guerra sucia, malos candidatos, procesos pantanosos, compra de votos y un debate yermo, lo que termina generando un distanciamiento mayor del electorado regular y, por consecuencia, una menor participación.”
“Si lo queremos pensar desde otra perspectiva, ahora seremos conscientes de los $45.50 que vale cada voto y, por tanto, podremos hacer la reflexión alrededor de si queremos ir a votar a entregarle el valor económico de nuestro sufragio el día de la elección a los partidos políticos.”
“Actualmente, el financiamiento a partidos nivel nacional es de alrededor de 4 mil millones de pesos. Con la nueva fórmula que proponemos esta cifra se reduciría a 1,700 millones de pesos.”
Los gobernantes repiten a diario que no hay dinero para cubrir las grandes necesidades del país. Aquí tenemos una propuesta concreta para ahorrar recursos y mejorar la calidad de los gobernantes, pero solo si la  respaldamos y nos movilizaos alrededor de ésta  podremos lograr su implementación.

Por: Vera Sisniega /  www.verasisniega.org